La falta de horas de frío reducirá la producción de kiwi esta temporada

Juan Carlos García Rubio, ayer, muestra un kiwi en la mano.
Juan Carlos García Rubio, ayer, muestra un kiwi en la mano. / L. I. A.
  • Las temperaturas cálidas de los últimos meses afectan de forma directa a la formación de brotes y a la floración de los árboles frutales

Un invierno que parece primavera tiene sus cosas buenas, pero la naturaleza lo está notando y mucho. Las cálidas temperaturas registradas en los últimos meses tienen incidencia directa en el desarrollo de todos los árboles frutales y en concreto el kiwi es uno de los que más notará las consecuencias.

«El tiempo está influyendo de manera muy negativa porque se trata de un árbol que necesita como mínimo entre setecientas y ochocientas horas invernales de frío -por debajo de los 7º C- para una buena brotación y floración y a finales de diciembre apenas llegaban a doscientas», aseguró ayer Juan Carlos García Rubio, del Área de Experimentación y Demostración Agroforestal del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), que impartió un curso de cultivo y poda en Villaviciosa. «Habrá muchas yemas que no van a abrir y en términos generales eso significa que la producción será menor», añadió.

Entre las particularidades del kiwi está que no existe ninguna otra herramienta para facilitar la producción, por lo que las esperanzas están puestas en este mes de febrero. «Si al menos tuviéramos unas cuatrocientas horas de frío podría compensarse el desajuste, pero las previsiones apuntan todo lo contrario», reconoció García.

Por otro lado, la producción regional se sitúa en unas quince hectáreas, de las que solo unas quince se encuentran en Villaviciosa. «Es una zona buena para el cultivo, pero para que sea rentable se necesita un terreno de al menos cinco hectáreas», apuntó. También hizo hincapié en el auge de las nuevas variedades, como el kiwi amarillo o los kiwiños.