El Comercio

Un matrimonio que llega a buen puerto

fotogalería

La presidenta de Foro en Gozón, Conchita Artime, ofició la ceremonia en la que Esther Sierra y Francisco González renovaron los votos. / P. UCHA

  • Francisco González y Esther Sierra cumplen su deseo de casarse en el viejo muelle luanquín. «Ha sido mejor de lo soñado», aseguran

Subida en la embarcación de su amigo Alfredo Brea, vestida con un traje de novia ibicenco y acompañada por sus hijos, Constanza, de diez años, y Sergio, de nueve. Así llegó Esther Sierra al viejo muelle de Luanco, el lugar elegido por su ya marido, Francisco González, y ella para casarse. No pudo evitar emocionarse, porque conseguir lo que era un sueño no fue fácil debido a las trabas que encontraron en el Ayuntamiento. No así del Gobierno regional, que dio permiso «encantado» para que pudieran celebrar en el puerto la primera boda en un muelle asturiano.

Allí le esperaba Francisco, ya más relajado después de haber terminado de cerrar todos los detalles el día anterior, una jornada que para ellos también tendrá un significado especial, pues fue cuando se convirtieron oficialmente en marido y mujer en el Juzgado de Paz de Luanco al no lograr que ningún concejal accediera a oficiar la ceremonia en el muelle. Lo hizo en su lugar la presidenta de Foro Asturias en Gozón, Conchita Artime, amiga de los novios -Francisco es militante de la formación- y «dispuesta a colaborar en todo». Junto a una furgoneta Volkswagen, «como la que utilizan los surferos» y que les prestó su también amiga Carmen Pérez, les leyó, a modo de renovación de los votos matrimoniales, los deberes y derechos que tienen como marido y mujer y que vienen recogidos en el Código Civil. Pero uno de los momentos más emotivos de todos fue cuando leyó el poema de Leopoldo Panero 'En su sonrisa', en especial alusión a la novia, «una mujer alegre, risueña y muy abierta». Así, rodeados de su familia y amigos, en el pueblo natal de Francisco y al que no ha faltado ningún verano Esther desde que era niña, lograron su sueño. «Ha sido incluso mejor», aseguraron. Después, cena en el Robus y copas en Tino's.