El Comercio

Solís, devoto de San Justo y Pastor

Decenas de personas se citaron ayer en la ermita de San Justo y Pastor para la romería.
Decenas de personas se citaron ayer en la ermita de San Justo y Pastor para la romería. / MARIETA
  • Decenas de romeros asisten a la misa de campo y a las actividades del día grande de las fiestas parroquiales

Decenas de romeros procesionaron ayer hasta la ermita de San Justo y Pastor ataviados con los trajes típicos y con los pañuelos rojos y grises a la espalda como manda la tradición. Solís entero se vistió de gala en el día grande de sus fiestas parroquiales para demostrar su devoción por San Justo y Pastor. La procesión hasta el templo arrancó desde la iglesia del pueblo y a ella se sumaron numerosos vecinos y gentes llegadas de otros puntos de la comarca. La ermita abría sus puertas a los devotos, que no perdieron la ocasión para hacer sus plegarias a los santos y encender una vela para ver cumplidos sus deseos.

El buen tiempo ayudó a que la misa de campaña fuera una de las más multitudinarias. Tras ella y como manda la tradición en Solís, se procedió a la subasta del pan de escanda, que tuvo acordes de música asturiana, en la carpa de las fiestas. La décimo quinta edición de la Gran Corderada tomó el relevo festivo y la charanga El Felechu fue la encargada de amenizarla sobremesa. Los más pequeños disfrutaron de juegos y actividades por la tarde, mientras que el grupo Costa Norte fue el encargado de la romería y la verbena.

Las fiestas de San Justo y Pastor llegan a su fin hoy con el reparto del bollo y el vino, que comenzará a las 20.30 horas. La orquesta Waykas Family se encargará de la última de las verbenas a partir de las 23.45 horas. Aunque no será hasta la madrugada cuando la comisión de festejos de por finalizados los actos con el anuncio de la pareja «encargada de gobernar el pueblo durante el próximo año».