El Comercio

José Ángel García Tomás posa en la sede vecinal de Argüero.
José Ángel García Tomás posa en la sede vecinal de Argüero. / L. I. A.

«Argüero debe mantener la asociación vecinal. Sirve de punto de encuentro»

  • La asociación celebra el domingo una asamblea extraordinaria. De no lograrse una candidatura que renueve la junta directiva, se disolverá

  • José Ángel García Presidente de los vecinos de Argüero

José Ángel García Tomás preside desde hace dos años la Asociación de Vecinos San Mamés, de Argüero, una de las más antiguas del concejo de Villaviciosa, pero que en la actualidad afronta un futuro incierto. Necesita encontrar relevo para su junta directiva antes del domingo, día en el que está convocada la asamblea extraordinaria. En caso contrario, entrará en causa de disolución.

¿Cómo empezó su relación con el movimiento vecinal?

Me incorporé a una junta directiva que llevaba ya tiempo trabajando y después de este mandato la mayoría de los miembros cumplían ya varios años con cargos de responsabilidad, así que decidieron dejarlo. En mayo convocamos elecciones, pero solo Francia Escalada y yo mostramos interés en continuar con el proyecto.

¿En qué situación está la asociación para quien tome el relevo?

En líneas generales muy buena, de más de medio millar de vecinos, muchos de segunda residencia. Somos 280 socios. Pero según marca la ley, si no aparece ninguna junta, tendremos que disolverla. Solo se necesitan seis personas para que asuman los cargos de responsabilidad. Es cierto que sobre el papel es sencillo reunirlo, pero también necesitamos que se plasme con trabajo.

¿Falta colaboración?

Lo cierto es que colaboración hay, a la hora de participar la gente se involucra mucho. Falla ese paso más que hay que dar para tener una entidad vecinal que funcione bien y preste los servicios necesarios. Pero no es un problema exclusivo ni puntual de aquí, veo que es algo que ocurre en la sociedad en general. Lo que falta es compromiso.

¿Augura un buen final para este proceso?

Creo y espero que a la hora de la verdad aparezca algún voluntario. La gente está un poco a la expectativa de a ver lo que pasa, pero confío en que nadie querrá dejar morir una asociación como esta.

Convenza a los indecisos de por qué es importante su continuidad.

Somos una parroquia muy dispersa y la asociación sirve de punto de encuentro. Damos voz a a los vecinos con el Ayuntamiento y somos una parte muy activa en la Federación de Asociaciones Vecinales de Villaviciosa, que a la hora de conseguir objetivos es de gran ayuda.

¿Seguiría como presidente?

Sí, ofrezco todo el apoyo y colaboración que el nuevo equipo quiera. No me importa liderar o estar en un segundo plano, pueden contar conmigo para lo que necesiten.

¿Qué logros vecinales destaca de estos últimos años?

Por fin se ha solucionado el problema del servicio de abastecimiento de agua a las viviendas con la conexión a la red de Cadasa, que era una de las principales preocupaciones de la zona porque había mucha turbidez. Se recuperó la ruta de los molinos y en la playa de Merón, que es otro de nuestros caballos de batalla, y acabamos de conseguir la instalación de un puente que conecta con Careñes y Villaverde.

Destaca también las actividades que se realizan a lo largo del año.

Sí, se ha hecho una labor muy importante en este área. Ofertamos 37 diferentes y el pasado año ocupamos 256 días con ellas. Entre las que tienen más éxito están yoga, cine, gimnasia y memoria para mayores, baile o parchís.

¿Qué queda pendiente?

Aquí las reinvidicaciones son más o menos las mismas que las de otras parroquias de la zona rural. El arreglo de caminos y el saneamiento son las más importantes. Otra de las peculiaridades es que somos muy turísticos. Ofrecemos 164 plazas entre hoteles, casas rurales y vacacionales; tenemos piscina y varios restaurantes, así que debemos estar a la altura con los servicios.