El Comercio

El Ayuntamiento despide a los dos trabajadores del Plan de Empleo readmitidos en julio

  • Los afectados llevarán esta semana la decisión municipal a los juzgados al entender que el trámite debe considerarse «nulo»

El Ayuntamiento de Corvera ha despedido a los dos trabajadores del Plan de Empleo que fueron readmitidos el pasado mes de julio. El cese de ambos llegó apenas quince días después de que volvieran a formar parte de la plantilla municipal como personal laboral indefinido no fijo tras una sentencia judicial. La decisión del gobierno será recurrida nuevamente por los trabajadores en el juzgado.

«Vamos a pedir que se considere nulo el despido porque no estamos de acuerdo con la decisión tomada por el Ayuntamiento respecto a estos dos trabajadores. De hecho, las denuncias se pondrán esta misma semana», explicó ayer el abogado de los dos empleados. Al ser agosto un mes inhábil en materia de justicia, los dos recursos se interpondrán ahora para reclamar de nuevo la readmisión.

El litigio de ambos con el Ayuntamiento se remonta a los Planes de Empleo del año 2014 ejecutado en 2015, de los que formaron parte. Una vez finalizado el año de contrato, los dos trabajadores llevaron a los juzgados al Consistorio al considerar que era improcedente despedirlos y pedían incorporarse a la plantilla municipal en las mismas condiciones que sus compañeros. Ambos argumentaron, y la justicia les dio la razón, que los trabajos realizados durante su etapa en el Plan de Empleo no estaban marcados como obra y servicio por lo que su labor era necesaria. Además, pedían cobrar lo mismo que los albañiles municipales.

La primera sentencia a favor de los dos trabajadores llegó desde el Juzgado número 2 de Avilés, pero fue recurrida por el Ayuntamiento al entender que «los planes de empleo son planes de contratación temporal y extraordinaria para obras y servicios concretos, de duración determinada de un año», indicó el alcalde, Iván Fernández, en su momento. Ese recurso también fue contrario a los intereses municipales, ya que el Tribunal Superior de Justicia también certificó que el despido era improcedente.

En el mes de julio fueron readmitidos, después de que los tribunales condenaran al Ayuntamiento a pagar más de ocho mil euros a los dos afectados como compensación de salarios para adecuarlos al convenio de la plantilla. 26.752 euros es la cantidad que ahora pagará como finiquito a los dos trabajadores.