El Comercio

Darío García: «Nadie puede imaginar las Fiestas del Portal sin gaitas y tambores»

La banda de gaitas recibió una distinción por su 30 aniversario.
La banda de gaitas recibió una distinción por su 30 aniversario. / E. C.
  • El presidente de la Banda de Gaites Villaviciosa-El Gaitero anima en el pregón a «mantener la cantera» en la celebración también de su trigésimo aniversario

Orgullosos de sus raíces, del trabajo que les ha llevado a cumplir este año su trigésimo aniversario y del apoyo prestado. Así se mostraron el presidente de la Banda de Gaites Villaviciosa-El Gaitero, Darío García, y su director, Martín Poladura, en la lectura del pregón que abrió ayer las Fiestas del Portal. Fue un discurso sentido que empezó con un emotivo recuerdo a Tere Castiñeiras, presidenta de la Asociación de Amigos de las Fiestas del Portal; el ganadero Daniel Trivín y Gervasio Poladura, padre de Martín. Los tres, fallecidos recientemente, y que, de una u otra manera, estuvieron junto a la banda a lo largo de su trayectoria.

A esta andadura hizo referencia García en muchos momentos de su intervención. «Estaréis conmigo en que es una edad difícil de alcanzar y a la que no todas las asociaciones llegan. Mucho menos una agrupación de este tipo, que cuando se creó, fue una de las primeras formaciones modernas de bandas de gaitas, sin prácticamente precedentes en Asturias y sin saber a dónde llegaría en su futuro». No obvió que los comienzos fueron duros, porque aparte de no tener un modelo de guía, faltaban apoyos e infraestructura. «Sin embargo, pronto comenzó a haber una corriente que llevó a la primera plana la música tradicional gracias a gaiteros como José Ángel Hevia, fundador de la banda, Xuacu Amieva, El Pravianu, Flavio Benito o Manolo Quirós. Nosotros -destacó el presidente- nos sentimos muy orgullosos de haber formado parte y de contribuir tanto en aquella época como en la actualidad a ese reverdecimiento».

Porque si la agrupación se ha mantenido en el tiempo ha sido también gracias a la Escuela de Música Tradicional, que sigue existiendo, cuyos alumnos aprenden, cada uno por su lado, lo que es la gaita y el tambor para luego juntarlos y empezar a tocar en la banda, siempre con la ilusión de llegar a la 'banda de los grandes'. Los adultos -contentísimos de las felicitaciones recibidas tras el espectáculo de Pueyes, «porque no solo nos felicitó gente de nuestro entorno, sino que nos pararon personas que nada tienen que ver y nos pidieron que saquemos disco cuanto antes»- quieren que los alumnos sientan lo mismo. «Nos gustaría que este apoyo se siguiera manteniendo en el tiempo y que todo el esfuerzo, compartido con padres, parejas y amigos, que nos han llevado de un lado para otro, con accidentes incluidos, y sin podeer compartir muchas cosas del día a día porque 'tenemos que tocar', se viera recompensado con más alumnos inscritos para seguir con nuevos proyectos». «Hay que mantener la cantera».

En un lugar de tanta tradición gaitera, «no creo que nadie pueda imaginar estas fiestas sin gaitas y tambores», aseguró el presidente, quien lamentó los años en los que «desgraciadamente» la banda no tocó en las fiestas, cuando siempre lo ha hecho. «Yo no entendía cómo otra banda de fuera de Villaviciosa venía a tocar a nuestra casa en nuestras fiestas». Pero eso quedó en el pasado. Y, como «la gaita es alegría y las Fiestas del Portal son alegría, como buen festejo asturiano tiene que vibrar al son de la gaita y el tambor, y es impensable que no lo haga la Banda de Gaites de Villaviciosa». Sus palabras fueron acogidas con sonoros aplausos, al igual que las de Martín Poladura, que quiso agradecer el apoyo a la banda y el trabajo vecinal y de las comisiones de festejos en pro de los pueblos del concejo.