El Comercio

El renacer del monasterio de Valdediós

El arzobispo Sanz Montes preside la misa de bienvenida a la hermanas samaritanas oficiada en Valdediós.
DEl arzobispo Sanz Montes preside la misa de bienvenida a la hermanas samaritanas oficiada en Valdediós. / Pumarino
  • El acto solemne estuvo presidido por el arzobispo de Oviedo, quien dio la bienvenida oficial a la orden

  • La comunidad religiosa ofrece una cálida acogida a las hermanas samaritanas

«Celebremos el renacimiento de este monasterio dando la bienvenida a las hermanas samaritanas». Con esta frase pronunciada por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, ayer durante la homilía, se dio por finalizado el solemne acto de acogida en el monasterio de Valdediós, a la orden de las Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús. La jornada estuvo organizada por la archidiócesis de Villaviciosa y contó con la presencia de numerosos familiares, miembros y representantes de todas las comunidades religiosas de la región y de la sociedad civil maliaya encabezada por el alcalde, Alejandro Vega. Fue todo un gesto de compromiso con las integrantes de esta orden cuando se cumplen dos meses desde que se asentaron en el monasterio maliayés. Para la ocasión, la Fundación Cardín, se encargó de fletar un autocar.

Durante los días previos a este acto, las monjas samaritanas tuvieron la oportunidad de disfrutar de la compañía del resto de las hermanas que residen en Valladolid, entre las que se encontraban las de mayor edad, la madre María Ángeles y las hermanas María Dolores y María Mercedes, y también sus familiares. El encuentro alteró la tradicional vida espiritual de las religiosas y fue calificado por la madre superiora, Olga María del Redentor, como «de los más bonitos».

Mientras ejercía de anfitriona, fueron numerosas las muestras de afecto recibidas por parte de los asistentes. Entre ellos, los integrantes de la Asociación Los Corazones Samaritanos, procedentes de distintos lugares del país. Se trata de una entidad laica que promueve la vivencia espiritual del Carmelo y sus representantes expresaron su convencimiento de que la labor que desempeñará la orden «será, sin duda, todo un ejemplo».

A las seis de la tarde, se iniciaron los actos con la llegada al monasterio del arzobispo, Jesús Sanz. Comenzaba, así, el solemne oficio religioso, que contó con la asistencia de cerca de medio centenar de sacerdotes, seminaristas y miembros de otras órdenes religiosas. En la homilía, Sanz tuvo palabras de recuerdo hacia la estancia en este monasterio de los monjes cisternienses «que dejaron su sello y marca en este lugar con sus cantos gregorianos».

También mencionó a los muchos estudiantes seminaristas que formaron «en aquellos complicados años de la preguerra, guerra y posguerra, de los cuales algunos estáis presentes hoy aquí». «De vosotras -dijo dirigiéndose a las protagonistas-, lo que se espera lo que sois; monjas contemplativas y agradecemos vuestra llegada a este monasterio».

Fueron 33 hermanas carmelitas samaritanas las que asistieron, de las cuales únicamente once se quedarán en el monasterio. Pero su presencia ya se ha dejado notar. Primero, con la apertura de la hospedería el pasado 16 de julio, que ha estado al completo en todo lo que va de temporada estival. El establecimiento dispone de ocho habitaciones dobles y una individual con cuarto de baño completo y un buffet comedor. Uno de los principales alicientes son las misas cantadas acompañadas de instrumentos musicales que contribuyen al lucimiento del acto religioso que genera el interés de los visitantes.