El Comercio

1.600 firmas a favor del acceso de perros a la playa de Salinas

La plataforma digital Perros de Castrillón ha conseguido más de 1.600 firmas a favor de que los animales puedan acceder a la playa de Salinas y San Juan durante la temporada de verano. La iniciativa, que se puso en marcha a principios del mes de agosto, contó con la colaboración de quince establecimientos hosteleros y comerciales de la comarca.

La petición tenía dos vertientes. La primera de ellas era que ambos arenales se abrieran durante todo el año a los perros designando una zona acotada para ellos, como sucede desde comienzos de verano con el Sablón, en Bayas. La segunda sería que se estableciera un horario nocturno para los animales. «Si no se puede acotar una zona permanente, lo mejor sería que se dejara entrar a los perros desde las 21 horas hasta la mañana. Son horas en las que no va nadie a la playa y ellos podrían estar a sus anchas sin molestar a nadie», defienden los miembros de la plataforma.

Esta medida sería complementaria a la ya existente en Bayas. «No queremos que se ponga una zona por otra, sino que las dos estén abiertas. Bayas está más alejado y no todo el mundo puede ir hasta allí. En el caso de Salinas y San Juan son más accesibles para todo el mundo», insisten los propietarios de perros.

Perros de Castrillón recogió a comienzos del verano más de tres mil firmas para que el Ayuntamiento mantuviera la zona de perros del Sablón, después de que los vecinos reclamaran que se anulara la medida. «Desde el Ayuntamiento se ha dado un buen paso para normalizar la entrada de animales, que cada vez tiene más adeptos. Después de estos meses se está viendo que no hay problema, que no ha supuesto ningún perjuicio para los bañistas ni mucho menos», comentan desde la plataforma digital.

Los propietarios de perros insisten en que «no son los animales quienes destrozan las playas» y seguirán denunciando cualquier irregularidad en la playa de Bayas como la entrada de vehículos al arenal o la presencia de pescadores en horario apto para el baño. «Se nos echan todas las culpas a nosotros pero los hay más incívicos», lamentan.