El Comercio

La Carriona cierra el verano festivo

Procesión del Cristo por las calles del barrio.
Procesión del Cristo por las calles del barrio. / MARIETA
  • El calor animó a muchos vecinos a participar en las actividades

El sol, que azotaba ya con fuerza desde primeras horas de la mañana, animó ayer a muchos vecinos de La Carriona a salir a la calle y disfrutar del programa de actividades de la última jornada de las fiestas del Santísimo Cristo de la Misericordia, las últimas del verano en Avilés. Era el día de la procesión, de la comida de hermandad en la parque y de la última verbena, a cargo de las orquestas Cabaret y Tándem.

Tras la diana floreada y un animado pasacalles matinal, las imágenes del Santísimo Cristo de La Misericordia y de la Virgen de Covadonga, portada por mujeres, recorrieron las principales calles del barrio escoltadas por la banda de tambores de la cofradía del Santísimo Cristo de Rivero y de San Pedro Apóstol, gaiteros y numerosos fieles. La comitiva se puso en marcha a las doce y media de la tarde desde la iglesia y treinta minutos después, una vez en el parque, el párroco, Abel Vázquez, ofició bajo la carpa instalada en el prado de la fiesta una misa de campaña.

La asociación de vecinos inició a la una y media el reparto del bollo preñado y la botella de vino al tiempo que los primeros comensales comenzaban a buscar sombra en el parque para disfrutar con un poco menos de calor de la comida de hermandad. Tortillas, empanadas y productos de parrilla cocinados sobre la marcha. Todos compartieron, y tras los postres los grupos Acustik, Lucisoul, Wuentau y Lagutik amenizaron la sobremesa con un variado repertorio musical que se prolongó hasta el inicio de la verbena, a las ocho de la tarde. Fue la última del verano en la comarca de Avilés. Las fiestas de La Carriona pusieron el punto final de la programación festiva, con actividades en la práctica totalidad de barrios.