El Comercio

Rivero presenta un proyecto para legalizarlas ampliaciones de su chalé de Salinas

José Aurelio Rivero frente a su chalé de Salinas.
José Aurelio Rivero frente a su chalé de Salinas. / MARIETA
  • El propietario de la vivienda, sobre la que pesa una orden de demolición parcial, reclama la inejecución de la sentencia

El chalé de Salinas, propiedad de José Aurelio Rivero, podría no estar abocado a la demolición. El propietario intenta esquivar este destino presentando un proyecto de legalización de las ampliaciones, tomando como base que el Plan General de Ordenación Urbana en el que se basaron los vecinos para denunciar su construcción ya ha sido modificado y ahora sí permite ese tipo de ampliaciones.

El proyecto ha sido registrado tanto en el Ayuntamiento de Castrillón como en los juzgados de lo Contencioso-Administrativo número 2 y 6, que son quienes se encargan de dirimir el futuro judicial de la vivienda. Además, paralelo a este trámite, el propietario ha pedido ante los juzgados la inejecución de la sentencia. De contar con el visto bueno del Ayuntamiento y de los juzgados, el chalé se libraría de la demolición y podría permanecer tal y como está ahora, pero adecuado a la nueva normativa urbanística del concejo.

El actual Plan General de Ordenación Urbana ha suprimido la cláusula que prohibía las ampliaciones de viviendas pasados ocho años. Una prohibición que llevó a los juzgados a José Aurelio Rivero después de que los propietarios del chalé contiguo denunciaran los modificados realizados en su chalé con consentimiento del Ayuntamiento de Castrillón. Ahora la norma urbanística permite que cualquier propietario pueda hacer esas ampliaciones sin importar el tiempo que haya pasado desde la construcción.

Gracias a este cambio, el chalé de José Aurelio Rivero estaría exento de tener que derribar sus ampliaciones. De no contar con el visto bueno judicial al proyecto de legalización que ha presentado ahora, después de demoler parte de la casa podría volver a levantarla según las nuevas normas urbanísticas.

Licitación del derribo

Las sentencias firmes que obligaron al Ayuntamiento a redactar los proyectos de demolición de los cuatro modificados y a poner en marcha la licitación del derribo llegaron en marzo y abril. Desde entonces el Consistorio ha elaborado los documentos y ha comenzado el proceso para encontrar a una empresa que se encargue de las obras. En un primer momento se optó por pedir presupuesto a tres empresas, pero esa licitación ha quedado desierta.

El Ayuntamiento, que se encuentra estudiando el proyecto de legalización para dar una respuesta en los próximos días al propietario y al juzgado, ha iniciado también la elaboración de los pliegos administrativos y técnicos para licitar la obra de demolición.

A pesar de los nuevos trámites iniciados por la propiedad, los técnicos municipales están obligados a continuar con la ejecución de las sentencias. «Sólo una nueva decisión judicial en firme podría paralizar el proceso de derribo. Nosotros estamos estudiando muy bien su propuesta y la próxima semana haremos llegar nuestro informe técnico a los propietarios y al juzgado, si cumple con los requisitos urbanísticos no creo que haya problemas, pero como es un proceso largo y judicial es necesario estudiarlo con detenimiento», explicó la alcaldesa, Yasmina Triguero.