El Comercio

El Principado y la Guardia Civil investigan el autobús irregular del Colegio Maliayo

  • La empresa envió ayer otro vehículo diferente al que está bajo sospecha y el centro presentará una «queja o denuncia» ante el Principado

Un inspector de Transporte del Gobierno del Principado y dos agentes de la Guardia Civil de Tráfico acudieron ayer por la mañana a las instalaciones del Colegio Público Maliayo para investigar la situación que ha provocado que un microbús que cubre una de las rutas escolares vulnere la normativa al estar matriculado en 1998, cuando ningún autocar que haya sido matriculado antes del año 2000 está habilitado para realizar este tipo de tareas.

Sin embargo, poco pudo hacer este equipo para tratar de aclarar lo sucedido dado que el autobús bajo sospecha, con matrícula M-1915-WT, no acudió ayer al centro educativo ubicado en la capital del concejo de Villaviciosa. En su lugar, la empresa envió otro vehículo. «Vino un autobús diferente, uno que sí cumple la normativa», indicaban en el centro educativo. Así las cosas, el inspector y los guardias civil no tuvieron oportunidad de revisar el vehículo bajo sospecha. «Estuvieron esperando, pero no pudieron hacer nada», lamentaban.

Aunque, indicaron en el Colegio Maliayo, esto no quiere decir que la situación vaya a quedar así. De hecho, ayer ya dieron los primeros pasos para que este tipo de situaciones no se produzcan de nuevo.

De momento, en el centro se establecerá un «proceso de vigilancia» para que si se vuelven a repetir los hechos, es decir, si regresa a cubrir una ruta escolar ese medio de transporte de la empresa Hortal, den aviso directo. Además, añadieron en el colegio, el siguiente paso será presentar una «queja o denuncia» ante el inspector de Transporte. Una medida que, en principio, se prevé canalizar a través de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA).

La presencia de este microbús bajo sospecha se ha venido dando desde principios de curso, tal y como adelantó EL COMERCIO. Y fuentes del sector del transporte calificaron esta situación como de «muy grave». Además, de producirse alguna incidencia o percance, el seguro no se haría cargo.

Es el Consorcio de Transportes -que asegura que está «trabajando ya para tomar las medidas oportunas- la entidad encargada de vigilar que los vehículos contratados cumplan la normativa al respecto y el encargado de otorgar las concesiones zonales para el transporte de los escolares. En Villaviciosa, son varias las empresas que se ocupan de cubrir las diferentes rutas en el Colegio Maliayo.

Mayor control

Los empresarios del sector del transporte reclaman que se adopte un mayor control para evitar este tipo de situaciones.

Durante el pasado año, en la campaña especial llevada a cabo por la Dirección General de Tráfico desde finales de noviembre a principios de diciembre, la Guardia Civil determinó que un 35% de los vehículos destinados al transporte escolar circulan en el Principado con algún tipo de irregularidad.

De los 206 vehículos analizados, los agentes de la Guardia Civil formularon setenta denuncias, principalmente por irregularidades administrativas. En 2014, la cifra se situó en 73.