El Comercio

La Asociación de Comerciantes aplaza su disolución a la espera de nueva junta

La Asociación de Comerciantes de Castrillón, Castricom, podría evitar su disolución después de que a dos empresarios se mostraran interesados en afrontar la gestión de la entidad, que desde comienzos del verano estaba abocada a su disolución. La actual junta directiva terminó su mandato y convocó, como es habitual, la renovación de cargos a la que nadie se animó. «Ahora parece que hay interesados y les hemos dado unas semanas para pensárselo y buscar a más miembros para formar equipo. No tenemos mucho tiempo porque ya teníamos que haberlo hecho, pero no queremos cerrar esta puerta», explicó Ángel Fernández, actual presidente en funciones.

La fecha para iniciar la disolución venció a finales de agosto. «Ya agotamos los plazos pero los he ido estirando lo máximo posible para evitar ese final, me niego a que esto acabe así y por eso he seguido buscando interesados y parece que está dando sus frutos. Esta asociación es necesaria», defendió Fernández.