El Comercio

Más sillas anfibias para Rodiles

Voluntarios de la Asamblea Local de Cruz Roja Villaviciosa, con las sillas anfibias en Rodiles.
Voluntarios de la Asamblea Local de Cruz Roja Villaviciosa, con las sillas anfibias en Rodiles. / L. I. A.
  • La asociación de apoyo a discapacitados Raitana ve «insuficientes» las cinco horas diarias que se prestaron de jueves a domingo

Con la temporada de verano ya finalizada, en las playas del concejo de Villaviciosa toca empezar a pensar en la campaña del año que viene y la asociación Raitana, de apoyo a personas con discapacidad, ha presentado ante el Ayuntamiento varias propuestas de mejora.

Entre ellas, destaca la ampliación del servicio de 'anfibuggy' que presta la Asamblea Local de Cruz Roja Villaviciosa y que consideran «insuficiente». Este verano estuvo disponible únicamente de jueves a domingo, de doce y media a cinco y media de la tarde. «Tenemos que tener en cuenta que en Asturias puede llover los fines de semana y en cambio el resto de días hacer sol, por lo que es una faena limitar el acceso a las personas discapacitadas, lo lógico es que fuese diario y permanente, que coincida con el horario del equipo de salvamento», explica la presidenta del colectivo, Zoila García. «Cuanta más cobertura se preste, más gente acudirá a la playa», añade.

Por otro lado, Raitana propone ofrecer más servicios, como el alquiler de sillas de ruedas especiales para transitar por la arena o eliminar la petición de cita previa en estos servicios. «Hay gente a la que le cuesta tener que llamar para pedir ayuda; es mucho mejor que sepan que existe el 'anfibuggy' para que lo demanden directamente», defiende García.

La ampliación de horarios de estas sillas especiales coincide con una de las mejoras que reivindica la propia asamblea local de Cruz Roja, que defiende promover una mayor información sobre el servicio y aumentarlo por la tarde. Asimismo, la organización pide que se acondicione la zona en la que están ubicadas las sillas anfibias y, también, más espacio en la pasarela.

115 usuarios

Este verano se han beneficiado del servicio 115 usuarios, de los que 64 fueron mujeres y 51 hombres. «El beneficio de la actividad se refleja en que cada año la afluencia es mayor y el grado de satisfacción es muy positivo», refleja el informe presentado por Cruz Roja al Ayuntamiento.

El objetivo de las sillas anfibias -al que se suma el préstamo gratuito de muletas especiales- es eliminar las barreras físicas, favorecer la integración social a través de actividades normalizadas de ocio y tiempo libre en la comunidad y promocionar la autonomía personal. Es decir, que nadie se quede excluido de disfrutar de un baño en la playa de forma segura.

Los destinatarios son personas con discapacidad física, mental, intelectual y sensorial y este verano han estado acompañados por seis voluntarios y un técnico.