El Comercio

El PGOU se modificará para incluir el estudio de detalle de El Bosquín

  • El Tribunal Superior avala las alegaciones de la promotora del plan parcial de la zona, que firmará un convenio con el Ayuntamiento

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha vuelto a dar la razón a una de las empresas que alegó contra el Plan General de Ordenación Urbana de Corvera. En este caso el recurso contencioso-administrativo había sido interpuesto por la empresa Tecsa Empresa Constructora S.A. en relación al Plan Parcial de la urbanización El Bosquín de Las Vegas, del que fue redactora.

La constructora llevó a los tribunales el Plan General porque no contemplaba el estudio de detalle de la urbanización, redactado en el año 2001. «En el Plan Parcial de 1998, la ordenación que afectaba a estas fincas atribuía a una superficie la calificación de zona deportiva y otra como espacio libre. Posteriormente, en el año 2002, se aprobó un estudio de detalle donde en la zona de espacio libre se ubicaban dos viviendas, todo ello teniendo en cuenta no obstante que el Plan Parcial no agotaba todo el aprovechamiento posible», explicó ayer el alcalde, Iván Fernández, tras conocer la sentencia, y añadió que «el PGOU, lo que recogió fue lo que reflejaba el plan parcial sin tener en cuenta el estudio de detalle».

Esta modificación es la que obliga ahora a realizar la sentencia. Desde el Ayuntamiento ya han comenzado los trámites necesarios y finalmente se han decantado por firmar un convenio con la promotora. En este acuerdo, que se enmarca en el mismo ámbito del Plan Parcial del Bosquín, se van a legalizar las dos viviendas construidas y se creará además una nueva zona verde. «Este acuerdo permitirá que esta nueva zona sea incluso de mayor superficie que la prevista en el Plan Parcial del año 1998», matizó Fernández.

En su momento fueron seis las empresas que presentaron alegaciones contra la aprobación del PGOU de Corvera. Hace unos meses salía otra sentencia contraria a la norma urbanística que obligó al Ayuntamiento a modificar la catalogación de los talleres de ArcelorMittal, que en un primer momento estaban considerados como de protección total y se han cambiado por una parcial, aunque la empresa solicitaba quedar exenta de cualquier tipo de protección. En este caso la modificación se hizo de manera inmediata para cumplir con la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias.