El Comercio

Álvaro Fernández Calvo, en el parque de El Pelambre.
Álvaro Fernández Calvo, en el parque de El Pelambre. / L. I. A.

«Villaviciosa tiene que dejar de vivir de espaldas al surf de Rodiles»

  • «Es posible dragar la ría y mantener la ola si no se toca la barra. Eso es lo que nosotros defendemos»

  • Álvaro Fernández Calvo Organizador del Rodiles Surf Festival

La playa de Rodiles acogerá mañana, a partir de las cinco de la tarde, una nueva edición de su festival de surf, una cita que combinará hasta el domingo deporte y música y que hace cinco años puso en marcha el creador de RodiRide y empresario local, Álvaro Fernández Calvo, para reivindicar una mayor protección para el arenal y su entorno.

Primer lustro del festival, ¿va a celebrarse de forma especial?

Desde sus inicios, siempre intentamos que destacase, bien por una novedad, bien por algo único. En esta ocasión, además del Open RodiRide de surf y SUP Olas, acogeremos el Campeonato Nacional de SUP Race de Selecciones Autonómicas y la Copa de España de SUP Race y SUP Olas; son pruebas que reunirán a unos 150 participantes.

¿En qué se diferencia el de Rodiles de otros eventos similares?

Nosotros manejamos un presupuesto de 19.700 euros y desde el primer año he perdido dinero porque ni somos un campeonato masificado ni queremos hacer caja. Nos mueven otros valores. Por ejemplo, que este año hayamos conseguido que acudan casi todos los equipos del País Vasco es un triunfo.

El festival surgió a la vez que las movilizaciones para defender la conocida como ola de Rodiles, que los surfistas consideraban en peligro por el dragado previsto de la ría. ¿Siguen preocupados?

Ahora mismo está todo un poco parado porque desconocemos las intenciones que tiene el Principado y no queremos criticar un proyecto sin antes estudiarlo. Claro que nos preocupa la ola y cuando sepamos qué es lo que van a hacer, nos posicionaremos, seguimos alerta.

¿Es posible dragar la ría y a la vez mantener la ola?

Claro y es precisamente lo que defendemos. Que draguen toda la ría si quieren, pero que no toquen la barra porque se cargan una de las mejores olas del mundo, es única. No le veo mucho sentido al puerto deportivo de El Puntal porque se trata de una zona declarada reserva, está hecho un desastre y no puedes utilizarlo como polo de atracción turística, sin embargo el surf sí, es una actividad que mueve mucha gente y genera riqueza local.

Sin apoyos

¿Se sienten incomprendidos?

No hay más que verlo, organizamos un festival que mueve a cientos de personas y no recibimos apenas apoyo, ni por parte de las administraciones ni de las empresas. Lo poco que te dan tienes que agradecerlo, pero es insuficiente. Villaviciosa tiene que dejar de vivir de espaldas al surf de Rodiles, la playa es más que una bandera azul y medio millón de bañistas. Y el mantenimiento de las instalaciones da pena, tiene que mejorar muchísimo.

Además del primer lustro del festival, también se cumplen veinticinco años de la fundación de la escuela de surf RodiRide, una de las primeras de Asturias. ¿Qué ha cambiado desde entonces?

Ha sido una evolución increíble. Para que se haga una idea; en 1991 tuve ocho alumnos en todo el verano y ahora son los que tengo en un turno cualquier día; movemos más de dos mil al año y casi hay una escuela en cada playa. Cambió sobre todo el concepto. Al principio, entrabas directo a las olas. Yo tardé tres años en ponerme de pie en la tabla y ahora en tres clases se consigue. Tiene mucho tirón y creo que es un sector donde la crisis no se ha notado tanto. Si hablamos de aprender, la gente sigue teniendo ganas y le dedica tiempo y dinero.