El Comercio

El centro del campo quedó totalmente quemado.
El centro del campo quedó totalmente quemado. / LVA

El gobierno local estudia poner cámaras de vigilancia en instalaciones públicas

  • La pista multideporte de la Plaza Corvera amanece destrozada después de que unos vándalos quemaran un colchón encima de la hierba sintética

El equipo de gobierno de Corvera sopesa la posibilidad de instalar cámaras de seguridad en las zonas urbanas del concejo, en concreto en las diferentes instalaciones municipales y espacios públicos de mayor uso. Esta iniciativa surge después de que la pasada madrugada los vándalos destrozaran el césped artificial de la pista multideporte de Plaza Corvera al quemar en ella un colchón.

«Es un poco frustrante ver que pasan estas cosas, pero lo tenemos claro, no vamos a dejar de hacer cosas porque cuatro personas no sepan convivir y cuidar lo que es de todo. Hemos pedido presupuesto para valorar la opción de las cámara de seguridad, pero siempre teniendo en cuenta la actual normativa y con informes favorables. Además, solo podrán ser vistas las imágenes por la Policía Local u otros cuerpos y fuerzas de seguridad», explicó ayer el alcalde, Iván Fernández, que añadió que «la medida de todas formas se tomará consultando tanto a vecinos como al resto de grupos de la corporación».

El incidente en la pista multideporte fue advertido por los propios vecinos de la zona, que dieron la señal de alarma a la Policía Local, que acudió hasta la instalación deportiva y apagó con sus propios extintores el colchón. Además, a primera hora de la mañana los vecinos enviaron varios mensajes al Ayuntamiento explicando lo ocurrido durante la noche. «Los servicios de limpieza retiraron los restos del colchón a primera hora y nosotros ya hemos dado el aviso a la empresa que se encarga del mantenimiento de la instalación para que venga a valorar los daños», comentó el alcalde.

Debido al mal estado del césped, que debido a las marcas del fuego deja a la vista el hormigón que sustenta el césped artificial, el Ayuntamiento optó por cerrar la pista hasta que esté reparada. «Lo hacemos por seguridad, en ese estado no se puede jugar ahí porque podrían hacerse daño los niños o jóvenes que entraran», puntualizó Fernández.

Sucesos nocturnos

Los ladrones también intentaron aprovechar la madrugada de ayer para hacerse con la recaudación de la máquina tragaperras del café-bar El Taller de Las Vegas. El robo frustrado se produjo a las 3.50 horas de ayer, después de que los ladrones accedieran al interior del establecimiento tras romper el cristal de la puerta. «Entraron directos a por la máquina tragaperras pero no pudieron llevarse nada porque una vecina escuchó ruidos y al salir a la ventana y verles gritó. Eso les ahuyentó y se fueron corriendo», explicó el propietario de la cafetería.

No es la primera vez que entran en este local, los ladrones ya lo hicieron el año pasado por estas fechas. «Entonces vinieron directos a por la máquina registradora y sí consiguieron llevarse la recaudación», señaló el hostelero corverano.