El Comercio

La Fundación Bosquet supedita su inversión en el centro de día de Luanco al proyecto técnico

  • El presidente del patronato acoge con cautela la propuesta de alcalde de que sufrague las obras para adecuar el edificio de Peroño

Fue hace unos días cuando el alcalde de Gozón, el socialista Jorge Suárez (PSOE) y vocal, a su vez, de la Fundación Isabel Bosquet planteó a la entidad la posibilidad de que asuma la financiación de las obras del centro de día de Luanco, un equipamiento que está previsto trasladar de La Ribera al edificio municipal de Peroño para evitar que vuelva a sufrir daños por temporales. El Ayuntamiento -como reconocía el primer edil- no puede hacerse cargo del desembolso, ya que la situación económica del gobierno local hace inviable asumir este gasto. El presidente del patronato, el párroco de Santa María, Cipriano Díaz, mantiene, por el momento, la incertidumbre y señala que «de momento no se ha adoptado ningún acuerdo a la espera de conocer más detalladamente el proyecto técnico».

Aparte de la difícil situación económica del Consistorio, otro de los argumentos expuestos por el regidor gozoniego es que este tipo de acciones se enmarcan dentro de los fines para los que fue creada la fundación, de carácter piadoso y para el pueblo de Luanco. Es decir, que sus fondos pueden emplearse para obras como la reforma de los locales del edificio municipal en Peroño. Como muestra, se hizo alusión a los fondos empleados para el acondicionamiento de los locales que posee en un edificio de la Plaza de la Concepción en Luanco.

Este será, por tanto, otro intento de las administraciones públicas de dar un uso social a los fondos patrimoniales de la fundación. Pero, dado el fracaso de los anteriores de convertir los locales en un centro de prevención de las enfermedades cognitivas y después, en un centro geriátrico, ahora la nueva propuesta es recibida con cautela. Volver a restaurar los dos pisos de la plaza de la Concepción tuvo un coste superior a los 6.000 euros. En la actualidad el alquiler de uno de ellos es una renta que sirve para hacer frente a los gastos de agua y luz. El resto de los ingresos que se perciben proceden de los arrendamiento de las fincas rústicas de su propiedad, alguna acciones en el Banco Santander y depósitos de personas anónimas.