El Comercio

Una jira para seguir de fiesta en Quintes

Los ganadores de la Exposición de la Huerta.
Los ganadores de la Exposición de la Huerta. / E. C.
  • 120 vecinos participan en la comida campestre organizada por primera vez por la Sociedad Recreativa Clarín en la fiesta de San Antonio

En la mesa de Luis Camín y Teresa Merodio no faltaba de nada. Ensaladilla rusa, filetes de xatín «de casa», chorizo casero, empanadas de bacalao, de carne guisada, de queso con cecina; crema de mejillones y anchoa, arroz con leche... El matrimonio, de Santurio, compartía mesa y mantel con veinticinco amigos más, de Quintes, en la primera jira que organizó la Sociedad Cultural Recreativa Clarín de Quintes con motivo de las fiestas de San Antonio. «Nos encanta venir por la gente, por el ambiente, y porque nuestra hija, Aroa, baila en el Grupo Folclórico Les Xanines y allí donde actúa allá vamos», explicaba Teresa, quien añadió que «la jira está guapa, porque es una buena ocasión para la convivencia, para reunirnos los amigos y reírnos mucho».

En total, 120 personas participaron en la comida que se celebró en una carpa habilitada en el local social, en la que no faltó la fabada preparada por un grupo de más de 40 comensales. «La alta participación no ha desbordado y ha habido personas a las que hemos tenido que decir que no porque no disponíamos de más infraestructura», afirmó el presidente del colectivo, Francisco Menéndez, quien ya adelantó que para el próximo año habrá que tenerlo en previsión. Las viandas fueron aportadas por los propios participantes, mientras que la sidra corrió a cargo de la sociedad, que a la salida de misa ya había escanciado culinos y repartido bollos preñaos. «Siempre lo hemos hecho así, pero nos parecía que, después, la gente se dispersaba y lo que queríamos era mantener el ambiente y que siguiera la fiesta».

Y así fue. Tras la sobremesa hubo música de gaita y tambor y se conocieron los premios del concurso de tortillas (al que se presentaron diecinueve participantes) y de postres, con dieciocho presentaciones, en las que había dulces en forma de embutido. Los galardonados en el primero fueron Ángela Prieto (mejor presentación), Ana María Pardo (por el sabor y la calidad), Marisol Fernández (mayor tamaño) y Cristina Varas (más original).

En postres, fueron distinguidos Maru y Lola Menéndez (originalidad), Clara Tuero (elaboración), Carla Núñez (presentación) e Isolina Suárez (sabor y calidad). También hubo tiempo para las sorpresas, ya que la sociedad quiso rendir homenaje a Ramón Menéndez, ya fallecido, «porque siempre se involucró mucho con la fiesta y así se lo ha transmitido a su familia», que, en recuerdo, recibió un hórreo. También hubo sentidas palabras para Guillermo Calvo, que murió recientemente. Culminaba así una jornada que había comenzado con el concierto del Coro de Quintes en la iglesia parroquial, el desfile del ramu y la misa solemne, oficiada por el párroco, Maximino Canal.