El Comercio

La riqueza turística de Corvera

Ermita de La Consolación. :: MARIETA
Ermita de La Consolación. :: MARIETA
  • Las sendas, el embalse de Trasona o algunas de sus edificaciones sirven de reclamo para los visitantes

  • El municipio fomenta sus atractivos naturales y patrimoniales para captar turismo

Corvera cuenta con 46 kilómetros cuadrados de superficie, en los que la zona rural y la urbana se compensan para acoger a los más de dieciséis mil habitantes que lo pueblan. A esta cifra habría que sumar los visitantes que reciben a lo largo del año. A pesar de no estar contabilizados oficialmente, son muchas las personas que se acercan al concejo para disfrutar de sus sendas, conocer su patrimonio o disfrutar de sus eventos culturales.

El Ayuntamiento no cuenta con oficina de turismo como otros concejos limítrofes pero sí dispone en su página web de una sección dedicada a 'descubrir Corvera'. «En mi caso estaba de vacaciones en otro concejo, quería conocer los alrededores, pero no encontré mucho sobre lo que ver aquí, lo poco que hay en su web, deberían darle más importancia», destacó Raquel Rodríguez, vecina de León, que se acercó a conocer el embalse con su familia.

La riqueza turística se fundamenta en dos pilares, la naturaleza y el patrimonio. El embalse de Trasona, las rutas y sendas, el humedal de La Furta o sus áreas recreativas reciben decenas de visitas cada verano. Son muchos los visitantes que se decantar por recorrer la Senda Verde del Agua, que finaliza en Pillarno, o por conocer las especies que aglutina el humedal de La Furta. «El embalse es el punto emblemático del concejo al que más gente viene durante todo el año. No solo por el paisaje, que también, sino por las dos áreas recreativas de las que dispone», apunta el alcalde, Iván Fernández.

En el apartado patrimonial, Corvera cuenta con innumerables edificaciones históricas, que aunque no están abiertas al público para sus visitas, si permiten la visita de turistas a su entorno. Es el caso del Palacio de Peñalver, la capilla de San Pelayo, la ermita de La Consolación o la de San Justo y Pastor, que se completan con la casa de los Posada o los Bango. «Yo soy de Oviedo y unos amigos que son de aquí fueron los que nos invitaron a conocer esto. Mira que estamos al lado pero no lo conocíamos y tiene rincones muy bonitos», comentó Pedro Quiros, que se llevó unas cuantas fotos del Palacio de Peñalver de recuerdo.

Fiestas de Interés Turístico

La Jira al Embalse, que se celebra cada primero de mayo, congrega en torno al pantano a centenares de personas. La cita está catalogada como Fiesta de Interés Turístico Nacional y desde el Ayuntamiento se espera conseguir que la segunda de las grandes fiestas del concejo lo sea a nivel regional. «Hemos iniciado los trámites para conseguir que la Hoguera de San Juan sea Fiesta de Interés Turístico Regional. En Asturias se valoran mucho estas dos iniciativas, que son las que mayor número de visitantes atraen durante el año», indicó el alcalde.