El Comercio

«Entraron por la noche y no te has enterado»

Los vecinos de la parroquia de Arroes temían que la iglesia de Santa María también hubiera sido asaltada, pero finalmente todo ha quedado en una falsa alarma. José Manuel Granda y Eugenia Rodríguez son los encargados de custodiar el templo y aseguraron ayer que ninguna de las entradas ha sido forzada ni faltan objetos o dinero. Lo que sí encontraron fue una nota en la sacristía: «Entraron a robar por la noche y no te enteraste». Sin embargo, Granda teme que se trate de una broma pesada y le quita importancia. «Un ladrón no entra y no rompe ni revuelve nada, no deja un banco puesto en la puerta por dentro y no te escribe una nota en las notas que tengo para apuntar las misas», indica. El matrimonio vive junto a la iglesia y asegura que «está vigilada».