El Comercio

El alcalde también pone deberes

Laura Ruiz, Carlos Vigón y Javier Fernández, durante la audiencia con Alejandro Vega.
Laura Ruiz, Carlos Vigón y Javier Fernández, durante la audiencia con Alejandro Vega. / L. I. A.
  • Alejandro Vega pide a los representantes del grupo de participación juvenil que elaboren un mapa de recursos de la localidad

Los niños de Villaviciosa han demostrado que tienen mucho que decir y, a partir de ahora, también que hacer. El grupo de participación juvenil de Villaviciosa inicia mañana su cuarto curso y tres de sus componentes acudieron ayer al Ayuntamiento para entrevistarse con el alcalde, Alejandro Vega.

Laura Ruiz, del Colegio San Rafael; Carlos Vigón, de La Asunción; y Javier Fernández, del IES Víctor García de la Concha, recordaron al regidor que tiene un compromiso pendiente con los adolescentes maliayos, la reforma de la entrada del Centro Cultural San Juan de Capistrano para habilitarla como zona de ocio. «Tengo guardada la maqueta que me entregasteis el año pasado, esta vez no pudo ser, pero lo estudiaremos para incluirlo en los presupuestos del próximo año», apuntó Vega.

Los jóvenes -todos alumnos de segundo de la ESO- reiteraron su disposición a colaborar para financiar la reforma a través de la venta de papeletas y chucherías o la organización de un mercadillo de segunda mano y espectáculos. Y recordaron que su intención es que la planta baja de Capistrano, donde tiene su sede el grupo de participación, tenga una zona de relax con pufs y mesas hechas con palés de madera, taquillas y conexión a internet. Al igual que el pasado año, Vega volvió a tomar nota de las peticiones, pero en esta ocasión también hizo un encargo a los representantes juveniles. «¿Qué os parece si hacéis un mapa de recursos de lo que tenemos en Villaviciosa y también de lo que hace falta y que os afecte a vosotros?», sugirió.

Los tres no tardaron en asentir y aseguraron que se pondrán a trabajar en cuanto el grupo esté en funcionamiento. Este año se prevé que esté formado por una docena de jóvenes. Tanto Irma Fombella, de la Asociación Los Glayos y coordinadora del grupo, como la educadora Águeda Peláez, quienes también asistieron a la reunión, invitaron a los adolescentes maliayos a sumarse al proyecto, que cuenta con sesiones semanales los sábados. «El pasado curso trabajamos los derechos de la infancia y ahora, además del encargo que nos ha hecho el alcalde, vamos a preparar el encuentro estatal que se celebrará en noviembre en Santander y en el que vamos a participar», explicó Fombella.

El gatito 'Blas', la mascota

Por otro lado, el grupo tiene desde el año pasado una mascota. Se llama 'Blas' y es un gato de peluche con un jersey a rayas y con cuenta propia en Instagram (elgatitoblas). «Los miembros del grupo se lo van turnando cada semana y la verdad es que suben fotos muy creativas, lo preparan con mucha imaginación», dijo Fombella.

En los últimos meses, 'Blas' se ha ido de viaje, a la peluquería, de cena de gala, de paseo en bici, al colegio e incluso a clases de ballet.