El Comercio

Humberto Alonso.
Humberto Alonso. / L. I. A.

Humberto Alonso presentará en su homenaje dos nuevas acuarelas de gran formato

  • El pintor aprovechará el encuentro que organiza el Grupo Niebla el próximo fin de semana y en el que participarán cerca de 50 acuarelistas

A sus noventa años, Humberto Alonso, natural de Colunga pero afincado en Villaviciosa, sigue con las mismas ganas de pintar que cuando se inició a los quince, aunque en realidad lleva dibujando toda la vida. Empezó con el óleo pero por un problema con el aceite, que le dañaba los ojos, tuvo que dejarlo. Así descubrió la acuarela, de la que se enamoró perdidamente. «Algunos sostienen que el óleo es más importante desde el punto de vista pictórico, pero me quedo con la acuarela que para mí, que pinto en casa, es mucho más cómoda y limpia», señala. También se confiesa un apasionado del dibujo en carboncillo, una técnica que practica a diario, al igual que la lectura del diario francés Le Monde.

El próximo fin de semana el Grupo Niebla, del que es cofundador, organiza un encuentro de acuarelistas en Villaviciosa con varias actividades -en las que participarán cincuenta pintores- y le rendirá un homenaje para reconocer su trayectoria. «Estoy muy contento, pero también sorprendido porque no me lo merezco, lo agradezco mucho», apunta. Alonso, conocido como 'el pintor de la ría', está considerado el decano de los acuarelistas españoles y continúa en activo.

De hecho, su intención es aprovechar el encuentro para presentar dos acuarelas de gran formato en las que está trabajando, un soporte que no es habitual para esta técnica. «Una es de la ría, que no puede faltar y la otra representa la antigua plaza de Obdulio Fernández, cuando tenía una fuente a la que acudía la gente a coger agua», explica.

«La ría, de memoria»

De su relación con el estuario maliayo asegura que «me conozco la ría de memoria; me entretiene mucho pintarla, aunque es algo que extiende al resto de cuadros, lo hago por gusto y entretenimiento porque lo paso muy bien».

Siempre acompañado de su mujer, Margarita Amandi, un pilar fundamental tanto en su vida como en su trayectoria, Alonso destaca que «por suerte, nunca tuve que vivir de mis cuadros, lo hice siempre por gusto y eso me dio libertad para hacer lo que me apetecía». Entre otras cosas, trabajó como oficial de notaría, de contable y de delineante y vivió en Ginebra y en Madrid.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Villaviciosa acogió ayer la presentación del encuentro de acuarelistas, en la que el alcalde, Alejandro Vega, agradeció al Grupo Niebla la iniciativa «por lo que significa para poner en valor la figura de Humberto Alonso como uno de los mejores acuarelistas de Asturias y, sin duda, el mejor que ha interpretado el paisaje de Villaviciosa».