El Comercio

Los Balagares, una urbanización a medias

Cartel anunciador de la zona deportiva que nunca se llegó a construir.
Cartel anunciador de la zona deportiva que nunca se llegó a construir. / JOSE PRIETO
  • Las parcelas libres presentan un estado de abandono total y nada se sabe de las pistas y piscinas prometidas a los propietarios

  • De un proyecto inicial de 600 viviendas y un centro deportivo sólo se han construido 269 chalés

«Vive en un extraordinario complejo residencial deportivo y de ocio», anunciaba en su día el eslogan de la promotora de Los Balagares. Aquella urbanización privada y de lujo anunciada es ahora un conjunto de chalés que conviven con fincas abandonadas, ratas e inundaciones en los días de fuertes lluvias. El proyecto, que aún se puede observar en la maqueta del punto de información y venta, dibujó para esta zona de Trasona 600 viviendas de lujo entre chalés adosados e individuales, un hotel, un campo de golf y un complejo sociocultural y deportivo con distintas pistas y piscinas.

Los Balagares hoy son 269 viviendas, ni la mitad de las proyectadas, de las cuales muchas se encuentran cerradas y sin cédula de primera ocupación. El hotel y del campo de golf sí se construyeron y se encuentran funcionando, pero nada se sabe de ese complejo deportivo que estaría ubicado en la zona más cercana a La Estrada. Las últimas viviendas vendidas por la promotora se entregaron hace cinco años. Meses después la empresa dejaba la urbanización sin terminar y sin tener la obra recepcionada por el Ayuntamiento de Corvera, punto en el que todavía se encuentra a día de hoy.

Muchos de los propietarios se decantaron por comprar un chalet en la urbanización por los servicios anexos que se les ofrecía, sin embargo, los solares que tendrían que albergar el resto de viviendas se han convertido en fincas abandonadas y en manos de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, SAREB.

Restos de basura, plumeros de la pampa y vallas rotas que invaden la calzada predominan hoy en el paisaje de la urbanización. Estas parcelas son utilizadas en ocasiones por personas ajenas a la zona para hacer arreglos en coches u otras actividades, dejando basura a su paso que provoca la presencia de roedores que llegan hasta las casas habitadas.

La SAREB es propietaria también de 71 viviendas, que se encuentran cerradas. De éstas, las que se corresponden con la segunda fase de construcción no pueden ser vendidas al no estar recepcionada la obra, lo que impide que lleguen nuevos vecinos a la urbanización. Además, esto implica otro de los problemas que tienen que afrontar los residentes, algunos de los chalés individuales han tenido que instalar bombas para recoger las aguas pluviales y fecales. Al estar cerradas las casas de la SAREB, el trabajo lo hacen las de las viviendas habitadas, que sufren fallos que terminan provocando inundaciones por el exceso de trabajo.

A estas inundaciones se suman las más grandes que provocan las fuertes lluvias y los problemas con el colector, que se encuentra pendiente de la ejecución de las obras de saneamiento por parte del Ayuntamiento de Corvera. Hasta que no se hagan estas actuaciones los vecinos no podrán recibir la primera ocupación de sus viviendas, lo que también les permitiría venderlas ya que ahora se encuentran en un limbo legal.

Los Balagares es, de momento, una urbanización a medias que se encuentra en el limbo pendiente de obras y juicios para conseguir lo prometido desde el inicio.