El Comercio

Los vecinos de San Miguel de Arroes denuncian el mal estado de varios caminos de la zona

Bárbara García, asomada a la zona del argayo.
Bárbara García, asomada a la zona del argayo. / A. G.-O.

Los vecinos de San Miguel de Arroes urgen una solución al estado de abandono de varios caminos de la zona. Uno de ellos es el que une la localidad con Curbiellu. La lluvia provocó hace más de un año un argayo que causó el corte de este vial. En ese momento, el Ayuntamiento arregló parte de este acceso, pero sigue habiendo un tramo «a punto de caer». «La carretera está sobre tierra, pero cada vez queda menos. Esto es un peligro», denuncian.

El camino antiguo hasta Peón tampoco está en mejores condiciones. «Tenemos que tapar nosotros los baches porque destrozábamos el coche por debajo. Tuvimos que comprarnos otro», critica Bárbara García. El ingeniero municipal visitó en febrero la zona y reconoció el mal estado de sus viales, pero a día de hoy sigue sin darse una solución a estos vecinos.