El Comercio

El Ayuntamiento concede 84 licencias para tenencia de perros peligrosos

Un joven pasea a su perro de la raza rottweiler con bozal.
Un joven pasea a su perro de la raza rottweiler con bozal. / JOSÉ SIMAL
  • No hay registrada por la Policía Local ninguna multa o denuncia por carecer del permiso municipal

En el Ayuntamiento de Corvera hay censados 84 perros de razas consideradas peligrosas. La tenencia de este tipo de animales conlleva una serie de documentación anexa para poder conseguir la licencia municipal. En concreto, los propietarios deben contar con un certificado de aptitud psicológica y con un seguro de responsabilidad civil, entre otros informes.

Las licencias están reguladas por una ordenanza, que explica los derechos y deberes de los propietarios. «La verdad es que tienes que presentar muchos papeles, pero es por seguridad, ya no de la del resto de personas, sino por la tuya. Estos perros a veces están mal vistos, pero no tienen porqué ser un peligro si los educas bien, eso sí, un mordisco de ellos es más grave que los de otra raza por la fuerza y la mandíbula que tienen», explica Covadonga Fernández, dueña de un perro de raza Standford.

La documentación del perro debe presentarse en el Ayuntamiento en un plazo de dos meses desde que se adquiere el animal y junto a todos los informes sanitarios del can, hay que adjuntar un certificado de antecedentes penales del propietario, una declaración responsable ante notario de no estar incapacitado para proporcionar los cuidados necesarios al animal, así como de no haber sido sancionado por infracciones en materia de tenencia de animales. Una vez concedida la licencia esta tiene una caducidad de cinco años, momento en el que habrá que renovarla.

«La verdad es que mientras lo lleves atado y con bozal nadie te dice nada. Nunca nos ha parado la Policía para pedirnos la documentación, pero por si acaso siempre la tenemos encima por lo que pueda pasar. Si no la tienes en regla te pueden multar», indica Noelia Cerrato, propietaria de un Rottweiler. La Policía Local de Corvera no ha tramitado ninguna multa o denuncia a dueños de este tipo de razas consideradas peligrosas por carecer de la licencia. «A mí me la pidieron una vez en el paseo de la playa, pero en cuanto ven que está todo en regla no va a mayores», apunta Covadonga Fernández.

Una vez concedida la licencia, los propietarios deben inscribir a los animales en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos de Corvera, para lo que disponen de quince días. Este registro deja constancia de los datos del dueño, del animal y de todas las incidencias que pudieran estar relacionadas con su tenencia.