El Comercio

Los Prida se imponen en Poreñu

Vecinos de Poreñu, en la procesión de la Virgen y el ramo.
Vecinos de Poreñu, en la procesión de la Virgen y el ramo. / E. C.
  • «Está hecha con mucha limpieza. Las manzanas son variadas y están muy bien elegidas», explicaron tras conocer el fallo del jurado

  • Los hermanos ganan el I Concurso de Sidra Casera de la localidad

Javier y Marcelino Prida llevan produciendo sidra desde hace más de quince años. Su padre fue el precursor de la familia y ellos siguieron su camino. Ayer, lograron imponerse en el I Concurso de Sidra Casera de Poreñu, llegando a sacar seis puntos al segundo clasificado. Una diferencia marcada, a su juicio, por «las buenas cualidades» de su producto. «Nuestra sidra está hecha con mucha limpieza. Las manzanas son variadas, están muy bien elegidas», explican. A continuación quedaron clasificados Manolo Cardín y Manolo 'La Espina', con 37 y 35 puntos, respectivamente. La actividad estuvo enmarcada en la celebración de las fiestas de la Pilarica.

Un jurado popular decidió el pasado domingo los nombres de los seis finalistas de los diecinueve participantes presentados. Para la final, el concurso contó con un jurado profesional que destacó la buena compensación de la sidra ganadora. «No hubo ningún fallo, aunque hubo muchos caldos que tiraban más al sabor dulce, algo generalizado este año», explicaron. Los candidatos llegaron a realizar dos rondas ante el jurado con un descanso entre ellas, lo que mantuvo el suspense hasta el último momento.

El caldo de los Prida, «el mejor en muchos años», dicen, volverá este domingo, también en Villaviciosa, a luchar por el título de mejor sidra casera de Asturias. «Va a haber mucha competencia, aunque siempre se tienen esperanzas», aseguran los hermanos.

Descubrimiento de América

Ésta es la primera ocasión en que las fiestas de Poreñu cuentan en su programación con un concurso de sidra casera. Una novedad que fue muy bien acogida por los vecinos, a pesar de que en esta edición los festejos contaron con un parón de dos días. «Ha sido un poco raro, pero aún así ha venido bastante gente. El pueblo se implica mucho», aseguraban los asistentes.

De hecho, hubo un gran número de asistentes a la misa, por la mañana, y luego a la subasta del ramu.

El sacerdote, de origen sudamericano, recordó durante la homilía el Descubrimiento de América ya que «desde aquí fueron muchos sacerdotes a enseñar la doctrina cristiana. Ahora somos nosotros quienes ayudamos a las parroquias de España», afirmó.

Las fiestas de la Pilarica de Poreñu arrancaron el pasado sábado con una sesión vermú, al mediodía, y una parrillada, por la noche. El encargado de poner el toque musical fue David Payares, que actuó durante todo el fin de semana y puso el broche final a la celebración.

El domingo fue la jornada de los concursos. Por la mañana, en una primera fase, el jurado popular seleccionó las seis mejores sidras caseras y, por la tarde, los vecinos de la parroquia mostraron sus dotes jugando el V Maratón de Tute y Parchís, que contó con una alta participación.