El Comercio

Dos robos consecutivos en los Gauzones de Salinas

Los ladrones pusieron su punto de mira esta semana en los edificios Gauzones de Salinas. La madrugada del pasado martes entraban en la tienda-bar La Pixueta y se llevaban la recaudación de la caja registradora. Los cacos lograron acceder al interior rompiendo el cristal de la puerta de entrada para llevarse el dinero, al carecer el establecimiento de máquina tragaperras.

La Guardia Civil se personó en el local a primera hora de la mañana para realizar las investigaciones del robo después de ser advertidos por los dueños del bar, que el martes cerraban por descanso del personal. Después de este robo, los ladrones volvieron a la zona la madrugada de ayer para llevarse las cuatro ruedas de uno de los vehículos estacionados en el aparcamiento privado de uno de los Gauzones.

El propietario no se enteró del robo hasta la mañana de ayer cuando otro vecino le advirtió del mismo. Los ladrones calzaron el coche con dos adoquines para poder retirar los neumáticos.