El Comercio

Una depuradora contra el río blanquecino de Quintes

El reguero muestra un color blanquecino.
El reguero muestra un color blanquecino. / A. G.-O.
  • La empresa a la que se achaca el problema instala en pruebas un equipamiento mientras el agua continúa sucia

El riachuelo que separa Quintes y Quintueles, más conocido como el 'regatón' por el nombre de un camino cercano, vuelve a bajar estos días con un color blanquecino. La causa, apuntan en la zona, podría encontrarse en los vertidos de una empresa láctea de la zona, que ya ha puesto los medios para eliminar cualquier riesgo de vertido. Así, acaba de instalar recientemente una depuradora para atajar el problema. La instalación se encuentra aún en periodo de pruebas, de ahí, señalan en la zona, que todavía queden restos de los productos.

«Sabemos que la empresa está haciendo muchos esfuerzos en materia medioambiental», asegura Dioni Novel, presidente de la Asociación de Vecinos La Parpayuela de Quintes. De hecho, los residentes en las cercanías del riachuelo fueron los más críticos, en su momento, por los vertidos, aunque la situación había mejorado en los últimos meses.

«Hace mucho que no tenemos ninguna queja», añade Adolfo Martínez, de la asociación vecinal San Clemente, de Quintueles. Otra de las causas del color blanco se encontraría en la falta de fosas sépticas en algunos chalés de esta parte del concejo. «Cada uno va poniendo su granito de arena y se va contaminando más», lamenta Novel, quien resaltó la necesidad de cumplir las normativas vigentes para que esas aguas contaminadas no terminen en el mar. Una labor que, recalcan en los pueblos afectados por la situación, deben controlar las administraciones públicas. La falta de saneamiento de las parroquias, otro de los problemas del que los vecinos no se cansan de pedir soluciones, se postula como una razón más para que el 'regatón' no baje con un tono transparente. «Respetar el medio ambiente es prioritario», sentencia Dioni Novel.