El Comercio

El valor catastral de las viviendas de Corverasubirá de manera automática el próximo año

  • La decisión, «impuesta por el Gobierno», según el alcalde, supondrá una subida del recibo del IBI de 2017 de entre el 3 y el 10%

El recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de Corvera podrá verse modificado el próximo año a pesar de que el Ayuntamiento ha aprobado una congelación del tipo impositivo. Esto se debe, según explica el alcalde, Iván Fernández, a que el Gobierno «ha obligado» al municipio a someterse a una revisión automática de los valores catastrales de las viviendas.

La última revisión catastral en Corvera se realizó en el año 2001 por ello, según explica el alcalde, el Estado considera que debe regularizarse estas cantidades para acercarlas a los valores actuales de los inmuebles. La medida, que ha sido anunciada a través del Boletín Oficial del Estado, deja en el aire el porcentaje de subida que se aplicará hasta que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado. En todo caso, esta subida podría estar entre el 3 y el 10%, porcentaje que se repercutiría en igual medida sobre el recibo que pagarán los corveranos el próximo año. No obstante, este aumento se puede ver frenado si finalmente no hubiera presupuesto nacional el próximo año y se prorrogase el actual.

El anuncio explica que esta medida se aplica sobre «municipios que hayan sido objeto de un procedimiento de valoración colectiva de carácter general para los bienes inmuebles urbanos como consecuencia de una ponencia de valores total aprobada con anterioridad al año 2012».

Aunque la revisión podría ser a la baja, en el caso de Corvera se espera ya que sea al alza porque, según los datos que maneja el Ayuntamiento, la mayor parte de sus inmuebles tienen un valor que no llega al 50% de su precio en el mercado. «Ya nos vienen haciendo la revisión desde hace un tiempo, no es algo nuevo que se dé de repente el año que viene, pero en este caso es impuesta, no optativa, por eso desde el Ayuntamiento hemos optado por congelar el tipo impositivo», explicó ayer el alcalde, Iván Fernández. Insistió en que a pesar de esta subida en el IBI de 2017, «nuestro recibo medio es un 15% más barato que el asturiano, no supera los 220 euros y es porque aunque se revisen los valores siguen siendo bajos respecto a los que tienen otros concejos».

El Gobierno central estima que todas las viviendas urbanas deberían tener unos valores catastrales entre el cincuenta y el cien por cien de su valor de mercado. «Es una medida a nivel nacional y ahí no podemos hacer nada. Se nos informa de que se hará y nada más», apuntó el primer edil socialista.