El Comercio

Los acusados de robar 1.377 litros de gasoil en Castrillón niegan los hechos

  • Los cinco jóvenes afirman que en su primera declaración ante la Guardia Civil se sintieron «coaccionados»

El juicio por el robo de 1.377,34 litros de gasoil a camiones estacionados en Castrillón ha quedado listo para sentencia después de que ayer se celebrara la vista oral del caso en la que los cinco acusados negaron haber llevado a cabo los hechos que se les imputan, a pesar de haberlo reconocido en su día tras ser detenidos por la Guardia Civil.

La causa, que está siendo llevada por el Juzgado de lo Penal número 2 de Avilés, se remonta a los meses de abril y mayo del año 2014 cuando se llevaron a cabo varios robos de combustible en camiones aparcados, tres de ellos propiedad del Ayuntamiento de Castrillón. La Guardia Civil, que se encargó de las diligencias e investigaciones, detuvo en su momento a ocho jóvenes, uno de ellos menor de edad, por los hechos.

Finalmente solo cinco de ellos se sentaron ayer en la sala de vistas acompañados de sus abogados. Aunque en un primer momento los acusados declararon ante la Guardia Civil y admitieron los hechos que se les imputaban, ayer en la vista oral se desdijeron y negaron todas las acusaciones. Al ser preguntados por el juez encargado del caso por su contradicción en los testimonios, los cinco apuntaron que se sintieron «coaccionados» en un primer momento. La vista, a la que acudió personal del Ayuntamiento de Castrillón como testigo, ha quedado lista para la sentencia, que se conocerá los próximos días.

La detención de los acusados se produjo en el mes de mayo del año 2014 y tras las investigaciones se les acusó del robo de combustible en varios camiones y maquinaria pesada en Piedras Blancas que supuestamente habrían vendido posteriormente a terceros a un precio de un euro por litro y en otras ocasiones lo utilizaban para realizar desplazamientos de larga distancia en sus vehículos particulares.

Los robos comenzaron el 4 de abril y hasta el mes de mayo se habían perpetrado seis en diferentes puntos del concejo, afectando también a empresas privadas. En el caso de los vehículos propiedad municipal, estos se encontraban en un recinto cerrado por lo que el delito imputado fue de robo con fuerza. La Guardia Civil efectuó inspecciones oculares en los vehículos asaltados y realizó diversas indagaciones que permitieron identificar a los posibles autores.