El Comercio

La lluvia, protagonista indirecta del día de la entrega en 1991

Los nervios lógicos por recibir a Felipe de Borbón se sumaron ese día a la probabilidad de lluvia, que amenazaba con obligar a cambiar el itinerario organizado. «Teníamos prevista una visita a la zona de El Puntal y no sabíamos si cancelarla o no», recuerda Ángel Valle. El actual vicepresidente se pasó la jornada en coche entre la capital maliaya y Valdediós, avisando de la situación meteorológica. Finalmente, el mal tiempo dio una tregua y el programa pudo llevarse a cabo cómo lo habían planeado. «Acabó lloviendo muchísimo, pero cuando ya estábamos en Valdediós», explica.