El Comercio

La calle de Valdés Pumarino en Candás estará cerrada seis semanas por obras

  • Los trabajos para renovar el adoquinado comenzarán el lunes y obligarán a reordenar el tráfico rodado en el centro urbano

Las obras de renovación parcial del adoquinado de la calle de Valdés Pumarino de Candás darán comienzo el próximo lunes. Así lo anunció el concejal de Urbanismo, Gabriel Rodríguez, quien precisó que durante las seis semanas que permanecerá cerrada esta vía se reordenará el tráfico rodado en la zona del centro urbano. De esta manera, en la que será la primera fase, se cambiará el sentido del tráfico en las calles La Escalinata y La Iglesia para acceder al carril que quedará habilitado delante de la Biblioteca Municipal para poder continuar hacia la calle Tenderina.

Hormigón impreso

En cuanto a las operaciones de carga y descarga, se habilitará un espacio en la calle de Ramón y Cajal al que se podrá acceder desde las calles de Braulio Busto y Ángel Rendueles, excepto los sábados a causa del mercadillo. Se retirarán las jardineras ubicadas en el entronque de la calle Ramón y Cajal con Braulio Busto y también podrá ser utilizada la plaza del Cueto para realizar dichas labores.

Las actuaciones que se llevarán a cabo afectan a una superficie total de 855 metros cuadrados. El proyecto técnico recoge que se hará necesario levantar el pavimento actual de adoquín para sustituirlo por hormigón impreso con un acabado similar al material al que sustituye.

Previamente, se procederá a desmontar los elementos de mobiliario urbano que interfieran con las labores de sustitución del pavimento y se mantendrán, en la medida de lo posible, las luminarias de alumbrado público.

Una vez se haya quitado el adoquín se reparará toda la superficie, retirando totalmente los restos de la capa de mortero que pudiesen haber quedado adheridos. También se prevé reparar algunas de las piezas deterioradas de piedra caliza de las bandas peatonales con materiales similares. La inversión asciende a 56.167,95 euros.

La siguiente obra prevista consistirá en la renovación y refuerzo del colector-interceptor del saneamiento y canalización de las aguas pluviales en la calle de Bernardo Alfageme y la avenida de la Reina María Cristina, con un presupuesto de 207.257 euros.