El Comercio

Los padres del colegio Maliayo denuncian de nuevo el mal estado del bus

  • Hasta el momento, la ruta la hacían en un bus grande y luego en un taxi, ya que el vehículo de la empresa no podía acceder a todas las zonas por su tamaño

Los problemas con el transporte escolar de las rutas de Poreñu y San Pedro de Ambás del colegio maliayo no acaban nunca. Tras la denuncia de varios padres porque un microbús no cumplía con la normativa vigente -al estar matriculado hace más de dieciséis años- ahora el nuevo vehículo presenta varios desperfectos. Según pudo saber EL COMERCIO, el pasado viernes, los alumnos tuvieron que viajar en un bus con una puerta que no cerraba correctamente. Además, los asientos estaban mojados, por lo que el centro tuvo que llamar a los padres de los niños para que les llevasen ropa seca. Ante esta situación, los afectados han presentado un escrito a la consejería de Educación denunciando los hechos.

Hasta el momento, la ruta la hacían en un bus grande y luego en un taxi, ya que el vehículo de la empresa no podía acceder a todas las zonas por su tamaño. «Nosotros tenemos que poner la silla, pero nadie nos avisaba de quien iba a venir ese día con lo que eso supone. Además, teníamos que estar esperando a que nos la volvieran a traer», explica una de las madres.

Las múltiples quejas presentadas por el colegio provocaron que el martes un inspector se presentara en el centro acompañado de la Guardia Civil. La inspección mantuvo retenido al microbús durante 45 minutos, por lo que hubo que llamar a otra empresa de transporte.