El Comercio

En busca del arándano perfecto

los técnicos y agricultores portugueses, ayer, durante su visita al Serida.
los técnicos y agricultores portugueses, ayer, durante su visita al Serida. / E. C.
  • El Serida ya ha logrado diez nuevas variedades del fruto, adaptado a la Cornisa Cantábrica y cultivado desde septiembre

  • «Hacemos más de 120 cruces al año, pero aún queda mucho», señala Juanjo Ferreira, responsable del Área de Genética Vegetal

Los estudios sobre el cambio de variedades mediante injerto del arándano han llevado al Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) ha convertirse en un referente de ámbito mundial. De hecho, sus trabajos permiten en la actualidad reducir de seis a dos años el tiempo en la permuta de los tipos más antiguos a los más nuevos del fruto. «Nunca antes se había hecho con el arándano», explica Juan Carlos García Rubio, técnico del Área de Experimentación y Demostración Agroforestal.

El equipo también trabaja para conseguir cultivar arándanos de un solo tronco, como es el caso del manzano. Eso facilitaría la cosecha mecánica, muy desarrollada en América, y reduciría las perdidas de la cosecha, habitualmente del 25%.

Estas investigaciones se suman al programa de mejora genética, en el que ya llevan trabajando seis años. En ese tiempo, los investigadores han logrado crear hasta diez nuevas variedades potenciales de este fruto. «Hacemos más de 120 cruces al año, pero aún queda mucho. Es un trabajo largo», explica Juanjo Ferreira, encargado del área. Estos nuevos tipos de arándanos han sido diseñados para adaptarse a la Cornisa Cantábrica y, además, son de carácter extra-tardío, es decir que pueden cultivarse a partir de septiembre. Para lograr este avance en el Serida trabajan con 86 variedades comerciales distintas. «Vemos cuál es su comportamiento para que los agricultores tomen las mejores decisiones», añade Ferreira.

Visita de Portugal

Todas estas investigaciones fueron compartidas ayer con un grupo de técnicos y agricultores de la Asociación de Pequeños Frutos e Innovación Empresarial de Server do Vouga (Portugal) que visitaron las instalaciones. «Queremos visitar una realidad diferente a la nuestra para intentar recolectar la máxima información posible. Además, aquí tienen en común con nosotros la inclinación del terreno», afirmó Silvia Lemos, una de las visitantes.

Hoy, serán recibidos por el alcalde, Alejandro Vega, ya que la localidad portuguesa es la única con una feria del arándano como la celebrada en la capital maliaya este verano. A continuación, visitarán El Gaitero y varias fincas.