El Comercio

Los ganaderos exigen en Pravia medidas para controlar al lobo

  • La nueva Asociación Agroganadera reunió ayer a un centenar de personas en una charla en la Casa de Cultura

«Como no se toman medidas para cortarles el paso, los lobos cada vez llegan más abajo», señala Elena Feito, presidenta de la Asociación Agroganadera. El colectivo, junto a Propietarios Forestales y Amantes de la Naturaleza, convocó ayer un encuentro en la Casa de Cultura de Pravia al que asistieron alrededor de un centenar de personas, en el que Juan Ramón Campo ofreció una charla no solo sobre el lobo, sino también sobre otros problemas que afectan al sector, como los acotamientos.

El lobo, no obstante, centró la mayor parte del encuentro, toda vez que el Bajo Nalón y los concejos de la zona han comenzado a ser objeto de los ataques de estos cánidos, ausentes de este entorno hasta hace poco. En Muros de Nalón, por ejemplo, no se había registrado su presencia hasta este mismo año. «En estos núcleos de población pegados al mar no debería hacer lobos, y el hecho de que los haya da a entender que la población está aumentando a marchas forzadas», asegura Feito, que exige que el Principado tome medidas para controlar a esta especie, que en las últimas semanas ha acabado con varias ovejas en la comarca.

Pero no solo son ovejas, también terneros, caballos y potros han sido objetivos del lobo. «Se ha demostrado que el plan actual es un verdadero fracaso, y lo que pedimos es que se modifique o se rehaga», solicita. Al mismo tiempo, pide una mayor celeridad en los pagos por los daños al ganado. «La norma marca que debe abonarse en quince días si hay acuerdo y en 45 si no lo hay, pero a mis padres les mataron un ternero en agosto y aún no han cobrado», denuncia.