El Comercio

Detalle. Esqueleto de costillas asadas.
Detalle. Esqueleto de costillas asadas. / A. G.-O.

Brujas y monstruos protagonizan el terror de Halloween

  • Los peques de Villaviciosa y Cabranes se une a la celebración del 'truco o trato'

«Niños, niñas y los demás, si venís os voy a enseñar algo extraño que hay aquí, la ciudad de Halloween». La letra de la popular película 'Pesadilla antes de Navidad' describe a la perfección cómo discurren estos días en los concejos de Villaviciosa y Cabranes. Y es que brujas, esqueletos, vampiros y hombres lobo causan el 'terror' en las calles. La celebración estadounidense llenó cada rincón. No faltaron los disfraces aterradores, pero tampoco los concursos de calabazas o repostería.

Los alumnos del instituto maliayo Víctor de la Concha fueron los primeros en inaugurar el fin de semana más terrorífico del año. Payasos, princesas, casas encantadas y hasta un monstruo de las galletas. Las calabazas cobraron vida propia convirtiéndose en cosas totalmente distintas. Los trabajos fueron varios y diversos, poniéndoselo muy difícil al jurado. Al final fueron nueve los ganadores del concurso organizado por el centro, tres en cada una de las categorías fijadas. Al alto del podio llegaron Paula Roza (creativa), Sofía Ponga (terrorífica) y Anzu Castro (técnica).

El sábado la fiesta se trasladó a Santolaya. En el concejo cabranés los niños disfrutaron de una de las tradiciones más divertidas de este festejo: '¿truco o trato? Los monstruos abordaron las calles para apoderarse de los máximos dulces posibles. La gastronomía fue el otro protagonista del día. Los platos más tradicionales se convirtieron en verdaderas obras macabras.

En Arroes tampoco dudaron en unirse a esta celebración. Desde primera hora de la tarde, los niños, ataviados con sus disfraces, aprendieron a hacer galletas y cupcakes. Un manjar que luego disfrutaron en una «monstruo-merienda».

Asociación Raitana

Los festejos continuarán hoy, la Casina de la Oliva, sede de la Asociación Raitana, acogerá durante la tarde diferentes talleres de maquillaje y decoración. Finalmente, las brujas, los esqueletos y los vampiros volverán a esconderse hasta el próximo año cuando vuelvan a tomar las calles de la comarca.