El Comercio

Dulces por petición popular

Elaboración. Las monjas han tenido que aprender repostería de forma autodidacta.
Elaboración. Las monjas han tenido que aprender repostería de forma autodidacta. / E. C.
  • Las carmelitas de Valdediós venden desde hace unas semanas galletas y mermeladas de elaboración propia

Las carmelitas samaritanas del Corazón de Jesús del monasterio de Valdediós (Villaviciosa) han decidido sacar su parte más dulce. Desde hace varias semanas, elaboran de forma autodidacta su propia repostería, debido a la alta demanda de los visitantes. «La gente siempre nos preguntaba sino teníamos productos hechos por nosotras», explica la madre Olga María del Redentor.

Ahora, en su tienda puede encontrarse desde paté de cabrales hasta mermeladas de distintos sabores.

Y es que tras pasar el «jaleo» del verano, han decidido ponerse manos a la obra y comenzar poco a poco a preparar sus propios dulces para atender la demanda de los visitantes. Todas las recetas que elaboran las aprenden de forma autodidacta. «Probamos, experimentamos y si se nos estropean volvemos a empezar», detalla la madre Olga. Algo que nunca falta a estas nuevas reposteras son las ganas, un denominador común a todas sus actividades les aplican su filosofía de que «la vida hay que vivirla siempre con alegría».

Para hacerse con productos de primera calidad, las samaritanas recorren los alrededores del monasterio un par de días a la semana. Recogen castañas y hierbabuena, además de los cultivos que tienen plantados en su huerto. Todo ello para preparar las recetas más tradicionales.

Galletas de caramelo

De hecho, en tan solo dos semanas, cuentan ya con una gran variedad de productos, desde galletas de caramelo en forma de corazón hasta mermeladas de manzana y limón. Además, están experimentando con recetas de nata. Una larga lista de dulces, que esperan vender con facilidad. «Es lo que la gente deseaba, viene bien que puedan llevárselas», afirman.

Desde que las carmelitas samaritanas del Corazón de Jesús se asentaran de nuevo en el monasterio de Valdediós hace tan solo unos meses no han dejado de recibir cientos de visitas. Cada vez son más los locales y foráneos que acuden a encontrar en este paraje maliayo un rato de descanso y desconexión. De ahí la esperanza de que esta nueva carta de productos haga las delicias de todos ellos.

Las galletas, las mermeladas y los patés se unirán a las fragancias de incienso, las sales de baño, los jabones de glicerina con hierbabuena y el arroz con leche. Todos ellos productos artesanos y realizados, en parte, también por las manos de las monjas. Además, con la Navidad cada vez más cerca, han optado por empezar a preparar sus primeros mazapanes.

El original envoltorio, también es otra de las características del producto al llevar un dibujo del monasterio.

Los dulces pueden adquirirse ya en la propia tienda del monasterio que abre todas las mañanas de 10 a 13 horas. Además, cuentan con una página web y una red social en la que anuncian todas las novedades añadidas.