El Comercio

Los vecinos de la zona sur se movilizan por el saneamiento

  • Seis asociaciones convocan una concentración a las siete de la tarde del jueves en Las Bárzanas para exigir el final de las obras

Seis asociaciones de vecinos de han convocado para el jueves una concentración en protesta por el estado que presenta la red de saneamiento de la zona sur del concejo. Está programada para las siete de la tarde en Las Bárzanas, en concreto en el cruce de La Riera, y los convocantes son las asociaciones de San Miguel de Quiloño, La Braña, Llodares, Las Bárzanas, Pillarno y La Llosa. El coordinador de Izquierda Unida en el concejo, Javier Espejo, apoya la decisión e invita a los militantes y a los vecinos en general a que acudan a la concentración.

El proyecto de saneamiento de la zona sur se adjudicó en junio de 2010 a la unión temporal de empresas formada por Corsán Corviam y Sánchez Lago en 4.361.411 euros, lejos del presupuesto de licitación, 6,9 millones, con un plazo de ejecución de dieciocho meses. Comenzaron poco después, pero apenas unos meses más tarde el Gobierno regional, entonces en manos de Foro, las paralizó, aduciendo motivos presupuestarios. Finalmente se reanudaron a finales de 2012.

Dos años después, en 2014, el Principado adjudicó en 1,2 millones otra fase para ejecutar diversos tramos de la red secundaria y conectar así con el colector principal localidades como La Braña, Tresvalles, Romadorio, La Ramera, Llodares y San Miguel de Quiloño.

La consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, aseguró en julio que las obras finalizarían el pasado mes de septiembre. Los vecinos, por su parte, denuncian que a día de hoy aún quedan tramos pendientes y que otros, como el de El Forcón, ni siquiera se han licitado. «Queremos que el Principado nos explique por qué unas casas tienen enganche y otras no», manifestó un portavoz vecinal.

El gobierno regional también tiene previsto ejecutar el colector para el saneamiento de El Campón, en Salinas. Con un presupuesto de 445.000 euros y dieciocho meses de plazo de ejecución, el proyecto contempla un colector general de 725 metros de longitud y los correspondientes enganches.