El Comercio

Movilización de los vecinos.
Movilización de los vecinos. / M.A.

La zona sur reclama una mayor claridad sobre el saneamiento

  • Los vecinos piden a las administraciones que «dejen de pasarse la pelota y solucionen ya el problema, que es lo importante»

Los vecinos de la zona sur están cansados de no tener respuestas claras al problema del saneamiento en sus parroquias. «No hacen más que pasarse la pelota de unos a otros y nosotros ya no sabemos qué pensar ni a quién corresponde hacer cada obra. Sólo pedimos que sean más claros, que nos den información fidedigna y dejen de molestarse unos a otros», reclamó ayer el presidente de la Asociación de Vecinos de Las Bárzanas, Ramón Fernández.

Las seis entidades vecinales afectadas por la falta de saneamiento realizaron el pasado jueves una movilización para reclamar al Principado las obras necesarias para conectar sus viviendas a la red. «Lo único que nos ha quedado claro desde la concentración es que parece que el tema al menos se mueve, cosa que antes no pasaba», apuntó el líder vecinal. Las parroquias afectadas son las de Pillarno y San Miguel de Quiloño, que abarcan varias poblaciones. En total son unos 1.500 los vecinos que siguen sin tener sus viviendas conectadas a la red de saneamiento.

«Llevamos seis años a vueltas con este tema. Sólo tiran balones fuera, unos dicen que corresponde al Ayuntamiento y otros que al Principado, pero no hay nada claro. Al final acabaremos siendo los vecinos los que tengamos que pagarlo para acabar con el problema», insistió Ramón Fernández, que fue el encargado de leer el manifiesto vecinal el pasado jueves. Además, los vecinos señalaron que «si bien hay zonas en las que las obras están realizadas pero no en funcionamiento, no deben olvidar que hay muchas otras que no tienen nada, ni ramales principales ni secundarios y para las que no hay proyecto. Que nos digan qué le corresponde a cada administración para pedirle a cada una lo que debe hacer. Lo suyo es que dejen de pelearse y se pongan manos a la obra, que presupuesten todo el saneamiento y se dejen de otras cosas», recalcó Fernández.

La polémica sobre la responsabilidad de las obras surgió a raíz de la concentración vecinal en la que participó el gobierno local. Fue entonces cuando el Principado y el grupo municipal socialista culparon al Ayuntamiento de «jugar con los vecinos», ya que indicaron que «es la administración local la que ha de poner en funcionamiento el saneamiento que ha llevado a cabo el Principado y para el que se han invertido once millones de euros». Por el contrario, la alcaldesa, Yasmina Triguero, señalaba que «los ramales terciarios se harán con cargo a las inversiones de Aqualia, pero el saneamiento que falta por hacer en algunas localidades es competencia del Principado, no nuestra, no pueden cargarnos algo que no es nuestro».

Los vecinos de la zona sur ya estudian las siguientes movilizaciones. «Vamos a seguir adelante, primero que nos den la información real y después seguiremos las concentraciones», anunció Fernández.