El Comercio

«La contaminación de la ría se ha vuelto crónica»

Un vecino de Villaviciosa observa el estado actual de la ría maliaya.
Un vecino de Villaviciosa observa el estado actual de la ría maliaya. / A. G.-O.
  • El Principado ha invertido más de 300.000 euros y sembrado 2.000.000 de ejemplares de almejas, medidas que parecen insuficientes

  • Cinco años después del cierre, los mariscadores ven cada día más lejos que se abra la veda y vuelvan a faenar

Ha pasado un lustro desde que el Principado decidiera cerrar al marisqueo la ría de Villaviciosa por la alta contaminación producida por la bacteria escherichiacoli (E. coli). Cinco años después -cumplidos anteayer- la situación no ha mejorado. La falta de medidas tomadas por las administraciones es la principal causa del estancamiento, que ha llevado a varios de los afectados a tener que buscarse otro empleo para poder salir adelante. Con el tiempo también se ha ido, además, la esperanza de muchos de poder volver a ver a los mariscadores desarrollando su profesión en la orilla maliaya.

Fue un 18 de noviembre de 2011 cuando el Gobierno regional, en ese momento en manos del Partido Popular, decidió cerrar la ría al marisqueo. Los últimos análisis arrojaban una cifra de 50.000 unidades de la bacteria E.coli por gramo. «Llevábamos tiempo denunciando la situación, pero no nos permitían hacer análisis para saber qué estaba pasando», recuerda Pedro Zamora, miembro del Foro de Participación de la ría de Villaviciosa en representación de la Coordinadora Ecologista de Asturias.

Desde entonces, son varias las ocasiones en las que los mariscadores se han manifestado, exigiendo una solución a este problema. Una lucha que, a pesar de sus intentos, continúan sin ganar. «Está estancado. No se ve ningún avance. Somos bastante pesimistas sobre que se vuelva a abrir la veda», lamenta Andrés Pérez, representante de los mariscadores.

Al problema que supone no poder hacer su trabajo, se añade el retraso en cobrar las ayudas municipales. El último paso, en este sentido, lo dieron el pasado jueves cuando, tras una reunión con el alcalde y su abogada, decidieron llevar el caso ante el Consejo Consultivo del Principado en busca de soluciones.

Mientras, el Principado trabaja desde hace meses en la mejora del margen derecho de la ría. Además, se ha intentado repoblar con más de 2.000.000 de ejemplares de almejas. Medidas que, a pesar de los más de 300.000 euros invertidos, se antojan insuficientes. «La contaminación se ha vuelto crónica. No ha crecido, pero tampoco baja», explica Zamora.

Auditorías a las empresas

Las soluciones a el cierre de la ría son muchas, pero si algo tienen claro los afectados es que la principal pasa por mejorar el sistema de saneamiento del núcleo urbano de Villaviciosa. «Un informe de 2012 de la consejería de Medio Ambiente confirmaba que las bacterias son de origen humano», critica Pérez.

Además, en su momento, se llegaron a localizar más de veinte puntos de vertidos distintos, a raíz de un informe realizado por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Otra de las medidas propuestas es la realización de varias auditorías ambientales a las empresas para conocer los productos que utilizan. «Sabemos lo qué se está vertiendo y podemos encontrar una solución», afirman. De hecho, instan a informar de cómo se desagua el túnel de la ría.

En 2011, veintiséis familias se quedaron sin ingresos por la contaminación de la ría. Cinco años después, quedan catorce afectados -muchos se han jubilado- que siguen luchando por volver a mariscar en aguas maliayas. «El estado de la ría es malo. Falta voluntad política», lamentan.