El Comercio

Dieciséis concejos de Asturias y Galicia se unen para crear una senda con el Navia como eje

Alcaldes, representantes y asociaciones de los municipios implicados, tras la reunión en Grandas.
Alcaldes, representantes y asociaciones de los municipios implicados, tras la reunión en Grandas. / L. Á.
  • Los promotores de la vía peatonal y ciclista confían en cerrar el recorrido definitivo, de unos 150 kilómetros, a lo largo del próximo año

Satisfechos por la buena acogida y por las ganas de los municipios implicados de comenzar a trabajar en el proyecto. Así salieron ayer de la reunión de presentación celebrada en Grandas de Salime los promotores de una gran senda que pretende unir dieciséis concejos de Asturias y Galicia siguiendo el curso del río Navia.

Además de Grandas de Salime, participarán por la parte asturiana otros ocho municipios: Ibias, Allande, Pesoz, Illano, Boal, Coaña, Villayón y Navia. En la provincia gallega de Lugo, el proyecto suma otros siete: Pedrafita do Cebreiro, As Nogais, Cervantes, Becerreá, Navia de Suarna, Negueira de Muñiz y A Fonsagrada.

La idea nació en el seno de la recién creada Sociedad de Amigos de Boal y enseguida se sumaron la Federación Gallega de Montañismo, la de Deportes de Montaña del Principado, el Parque Histórico del Navia, el Grupo Pena Tallada de Ribadeo, la Asociación Os Sendeiros de Foz, la de Senderismo Terras de Lourenzá, Toxiza Club de Montaña de Mondoñedo y el Grupo Peña Furada de Navia.

El proyecto, al que han denominado 'Gran senda del Navia', sería un recorrido peatonal y cicloturista de unos 150 kilómetros de longitud cuyo eje es el río. La intención es aprovechar el auge del senderismo y la práctica de deportes en general, el atractivo paisajístico y el patrimonio cultural de la zona y la confluencia de los Caminos de Santiago Francés, Primitivo y del Norte.

En la reunión, en la que estuvieron representantes de todos los ayuntamientos, asociaciones implicadas y de la Diputación de Lugo, se acordó el plan de trabajo para el año 2017, en el que esperan puedan disponer ya de un proyecto concreto. «Cada municipio nombrará un representante dentro del grupo promotor y se abrirá un proceso de participación en cada Ayuntamiento, para definir la senda concejo a concejo», explicó Miguel Mojardín, presidente de la Sociedad de Amigos de Boal.

«No es meter asfalto»

A finales del año que viene, con el proyecto técnico ya redactado, «será el momento de concretar la financiación para la ejecución de la obra». Por ahora, añadió Mojardín, estamos empezando y tenemos que ver qué se puede hacer y por dónde va a ir la senda». Lo que está claro es que se seguirá un criterio de proximidad al río, aunque entienden que no será posible en todas las zonas, teniendo en cuenta los tres embalses de la cuenca del Navia y porque también se tratará de aprovechar los caminos ya existentes. «No se trata de meter hormigón y asfalto, sino de una senda que interfiera lo menos posible en el paisaje».

La previsión es que en el primer trimestre del año que viene cada concejo cree su grupo local de participación, que comenzará a trabajar a partir de una propuesta elaborada por el grupo promotor de la iniciativa. «Cada recurso cultural o arquitectónico, por ejemplo, tendrá una ficha técnica a partir de las cuales se irá construyendo el proyecto».