El Comercio

Gozón reivindica su patrimonio cultural

Los participantes en la jornada reivindicativa posaron sobre el castro puntal El Castiellu en Podes.
Los participantes en la jornada reivindicativa posaron sobre el castro puntal El Castiellu en Podes. / P. G.-P.
  • La Lliga Celta d'Asturies y El Corbiru reclaman medidas de protección para frenar el deterioro del castro El Castiellu

«Año tras año la Administración puede comprobar el deterioro existente en el yacimiento del castro El Castiellu en San Martín de Podes». Con estas palabras, el portavoz de la Lliga Celta d'Asturies, Fernán Morán, incidió ayer en la responsabilidad que tiene la Consejería de Cultura a la hora de tomar medidas urgentes para la protección de este enclave arqueológico, considerado el segundo castro más importante de Asturias.

En el mismo sentido se pronunciaron los representantes de la Asociación Cultural El Corbiru, colectivo que se viene significando en la defensa del patrimonio histórico y cultural del concejo de Gozón. A esta jornada de protesta se sumó la Asociación Cultural Castrillón para Todos, que demanda también la intervención del Principado en los restos del castro Armada. Según señaló su portavoz, José Ramón López Valdés, «este yacimiento quedó afectado por las obras de la autovía del Cantábrico sin que la consejería haya tomado medidas para efectuar, al menos, un estudio de la situación». «Mientras, se desvían millones a otras excavaciones buscando castillos donde no los hay», lamentó.

Durante la marcha, los asistentes efectuaron una visita guiada por el arqueólogo Alfonso Fanjul a los restos del castro de San Martín de Podes. En la misma, este experto en cultura castreña, que denunció recientemente a la Consejería de Medio Ambiente la destrucción de patrimonio cultural en este yacimiento, mostró algunas de las zonas que presentan mayor deterioro.

Así las cosas, los participantes criticaron que la Administración regional no autorice los proyectos presentados por Fanjul, quien planteaba recoger materiales para su catalogación antes de que se pierdan por la acción de los vientos y las mareas. «Y todo este trabajo ser haría de manera gratuita para el Principado sin más actuaciones anexas en otros sectores que pudieran sobreentenderse como una investigación y no como de emergencia», señaló Fernán Morán.

Vía judicial

La queja presentada por este arqueólogo será un paso previo a la vía judicial en caso de que no obtenga respuesta alguna por parte de la Administración regional. En los últimos días, como muestra del riesgo de que el yacimiento pierda materiales de interés histórico, recogió algunas muestras óseas que adjuntó al dossier de la denuncia. Estos restos fueron extraídos de la margen oeste del castro, que es la más dañada por la acción de los agentes naturales.

Mientras tanto, en defensa de este importante patrimonio, las entidades organizadoras apelarán a la Universidad de Oviedo a través de su rector, el gozoniego Santiago García Granda. El objetivo seguirá siendo obtener las correspondientes autorizaciones para que el equipo de arqueólogos que encabeza Alfonso Fanjul pueda actuar de emergencia en el yacimiento.