El Comercio

El Plan General de Carreño suma quince meses paralizado

  • El TSJA ya declaró en octubre de 2015 la nulidad de la aprobación final del texto refundido, por no haber sido votado en el pleno municipal

El grupo municipal del Partido Popular en Carreño ha acusado al gobierno local socialista de «mantener paralizado el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la villa». La crítica aparece cuando se cumplen quince meses de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), a primeros de octubre de 2015, declarando nulo el texto refundido del planeamiento urbanístico.

La sentencia se emitió a instancias de los vecinos de Perlora que plantearon un recurso al alto tribunal al entender que, para la entrada en vigor del documento urbanístico, era precisa su aprobación por el Pleno municipal. Este colectivo apreció que su aprobación inicial por el Pleno y luego por la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA), se había formalizado sin haber sido sometida a información pública.

Ahora, el portavoz del PP, José Ramón Fernández, apremia al ejecutivo local socialista para que resuelva esta situación «cuanto antes y permita salir al concejo de la inseguridad jurídica que implica tener un texto refundido del PGOU anulado». En este sentido, José Félix Caballero, presidente de la Asociación de Vecinos Río Espasa de Perlora, entidad que presentó en su día el recurso ante el TSJA, también llamó la atención sobre el asunto. «Tras las últimas reuniones mantenidas con responsables municipales, finalmente se optó porque los técnicos fueran los encargados de los trámites, pero parece que la situación se encuentra paralizada».

El portavoz vecinal alertó, además, de la concesión de licencias de nueva construcción que está otorgando en la actualidad el Ayuntamiento. «Es un acto que solo generará problemas en el futuro para los afectados en caso de existir modificaciones sustanciales en el PGOU tras su aprobación definitiva».

Mientras, la alcaldesa Amelia Fernández señaló que, tras las reuniones con los vecinos de Perlora para recoger sugerencias, éstas ya habían sido remitidas a la Comisión. Ahora -aclara- es preceptiva su aprobación por el Pleno antes de incluir las modificaciones al planeamiento . «Este trámite final es una cuestión de voluntad política; todo lo demás es un brindis al sol», dijo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate