El Comercio

Un calendario divino

Ocho de las hermanas clarisas ilustran la portada del calendario .
Ocho de las hermanas clarisas ilustran la portada del calendario . / E. C.
  • «Nos gusta mucho la fotografía; miramos el archivo y escogemos aquellas que nos parecen más adecuadas», cuenta la madre abadesa

  • Las hermanas clarisas ponen a la venta un almanaque ilustrado con imágenes de sus viajes y celebraciones

La hermana María ilustra sonriente el mes de abril con una banda que reza '¡Feliz cumpleaños!'. La instantánea se corresponde con el día de su 90 aniversario -ahora tiene 91 años- y es una de las trece imágenes que aparecen en el calendario de las Clarisas. No es la primera vez que esta congregación elabora un almanaque con las propias religiosas como protagonistas, pero cada año se superan en ingenio.

«Nos gusta mucho la fotografía, algunas son muy aficionadas», explica la madre abadesa, María Luisa Picado. Para confeccionar el calendario, «miramos nuestro archivo y escogemos aquellas fotos que nos parecen más adecuadas», añade. Muchas de ellas fueron tomadas en los viajes realizados en los últimos años por las hermanas. Como muestra, la propia abadesa aparece sentada al piano, junto a una estatua del compositor Agustín Lara, en el Museo de Cera de Veracruz (México).

Por cuatro euros

En otra imagen, se ve a las hermanas con instrumentos musicales. «Tenemos una orquesta y solemos tocar con frecuencia en celebraciones», asegura. A las guitarras españolas de toda la vida se unió hace unos años el tambor africano de sor Magdalena, natural de dicho continente. «Lo tocaba tan bien que aprovechamos para incluirlo», apunta la abadesa. Todavía hay calendarios disponibles para aquellas personas interesadas en colaborar con las clarisas. Por cuatro euros, es posible llevarse a casa el almanaque. Además de las hermanas María Luisa, María y Magdalena, forman parte de la comunidad María Nieves, María Pilar, María Esther, Susana, Silvia y Andrea. Esta última es postulante, es decir, que aún no ha tomado los votos para convertirse en monja.

Pero más conocidos que sus calendarios son sus 'llambionaes'. Las clarisas de Villaviciosa elaboran un amplio surtido de productos de repostería. Franciscanos, pastas de Santa Clara, estrellas con anís, especiales para diabéticos... el surtido satisface los paladares más exigentes. «No hay un dulce específico que nos pidan más, va por temporadas», señala la abadesa. La pasadas navidades fueron muy buenas en ventas para las clarisas, que incluso atienden a un notable número de clientes de otros concejos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate