El Comercio

Las ventas de sidra de Denominación de Origen se incrementaron un 10%

Enrique Dapena muestra la mejor forma de podar un manzano en las instalaciones del Serida.
Enrique Dapena muestra la mejor forma de podar un manzano en las instalaciones del Serida. / A. G.-O.
  • El Consejo Regulador está en pleno proceso para acreditarse como órgano certificador con la meta de «seguir creciendo»

La campaña puesta en marcha por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias para concienciar sobre la importancia de consumir productos del Principado parece que ha tenido sus frutos. En 2016, las ventas aumentaron un 10%. Algo que demuestra el interés de los asturianos por adquirir artículos con certificación en los que la calidad está asegurada, explica Daniel Ruiz, gerente de la entidad que avanza que su intención «es seguir creciendo como hasta ahora».

En concreto, durante 2016 se entregaron a los elaboradores con Denominación de Origen 1.905.000 contraetiquetas frente a las 1.738.000 del año anterior. Esto supone un incremento de 167.000 (10%). Este aumento viene motivado, según indicaron en el consejo, en la buena acogida que, cada vez más, tiene la sidra natural; la espumosa, precisaron, mantiene unos niveles de venta más moderados.

Para poder «seguir creciendo», el consejo trabaja sin descanso para tratar de acreditarse como órgano certificador de productos en sidra según la ISO 17065. Esta nueva normativa internacional contiene requisitos para «la competencia, la consistencia de las actividades y la imparcialidad de los organismos de certificación de productos, procesos y servicios».

La junta gestora del Consejo Regulador se reunió ayer para valorar todos estos datos y plantear la línea a seguir durante este año. Al encuentro acudió el jefe de Servicio de Desarrollo Agroalimentario de la Consejería de Desarrollo Rural, Vidal Francisco Álvarez Rodríguez.

Clase práctica de poda

La sidra fue la protagonista de la jornada de ayer en Villaviciosa. Por la mañana, el teatro Riera acogió una nueva jornada de poda y cuidados de invierno para el manzano organizada por el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida). El investigador Enrique Dapena fue el encargado de explicar a los más de 150 asistentes cuáles son los mejores métodos para limpiar los árboles.

La conferencia finalizó con una clase práctica en las instalaciones maliayas del Serida. Allí, Dapena les aconsejó utilizar cuatro toneladas de compost por hectárea. «Los primeros años, no nos interesan las ramas demasiado fuertes, como sí pasará más adelante», puntualizó.

Durante más de una hora, este investigador fue desgranando las características de cada variedad de manzana. «Este año los árboles de la blanquina son de los que mejor están», aseguró.

Asimismo, aclaró que en el caso de elaborar frutos de mesa, la poda debe ser más exhaustiva para que el tamaño sea lo más idóneo posible con vistas a su venta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate