El Comercio

Dos años de cárcel y tres de alejamiento para el hombre que agredió a su pareja en Albandi

  • El acusado llegó a un acuerdo con la Fiscalía y aceptó un delito de lesiones. Abonará a la víctima 4.800 euros de indemnización

El hombre de 51 años acusado de agredir a su pareja, con la que vivía en el concejo de Carreño pese a tener una medida cautelar que le impedía aproximarse a ella a una distancia menor a cien metros, aceptó ayer dos años y medio de prisión y tres años de alejamiento. El acusado evitó con un acuerdo por el que aceptó un delito de lesiones con la Fiscalía el juicio que tenía que celebrarse ayer en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Asturias, en Oviedo.

De la pena de cárcel, dos años son por un delito de lesiones y seis meses por incumplir la orden de alejamiento. Además, se mantiene la cuantía de las indemnizaciones de 4.800 euros a la víctima, 340 euros, en concepto de gastos médicos al Sespa y las costas procesales. Este hombre estaba acusado de agredir a su pareja en su vivienda en la parroquia de Albandi en noviembre de 2015. La petición inicial de la Fiscalía era de cinco años y seis meses de prisión y una orden de alejamiento durante seis años.

Los hechos, según el relato de la Fiscalía, se produjeron el día 15 de noviembre de 2015, pese a que el acusado tenía una orden de alejamiento desde agosto de ese mismo año dictada por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número uno de Gijón.

Patadas y puñetazos

El hombre le propinó patadas y puñetazos en distintas partes del cuerpo de su compañera sentimental tras producirse una violenta disputa entre ambos, explicó la Fiscalía. Las reiteradas acometidas del agresor no cesaron hasta que no se personó en la vivienda una dotación de la Policía Local de Carreño. A consecuencia de las agresiones la mujer, de 45 años, tuvo que ser trasladada al Hospital de Jove. Las secuelas que le quedaron fueron cicatrices y la pérdida de una pieza dental. En la calificación inicial de los hechos se le acusaba al hombre de un delito de lesiones con deformidad, aspecto este último que fue eliminado en virtud del acuerdo.

El agresor es propietario de una casa en el núcleo rural de Monte Morís, en la parroquia de Albandi. Según el testimonio de los vecinos, este tipo de incidentes eran habituales en la relación de esta pareja.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, por medio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, presta el Servicio telefónico de información y de asesoramiento jurídico en materia de violencia de género, a través del número telefónico de marcación abreviada 016, que no deja rastro en la factura.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate