Las obras de los puentes de los ríos Sales y La Viña finalizarán antes del verano

La capital de Cabranes estrenará accesos antes del verano. Las obras para mejorar los distintos puentes de entrada a Santaolaya no han dejado de avanzar y los trabajadores esperan poder terminarlos antes de que comience la temporada estival. En el caso del puente sobre el río La Viña no hubo necesidad de suprimir la estructura y el nuevo ancho ya está terminado. No ocurrió lo mismo con el de Sales, donde la empresa se ha visto obligada a llevar a cabo una operación de vaciado y se está a la espera del prefabricado para reconstruirlo. Un elemento que podría llegar sobre el 10 de abril. A esta fecha habría que añadirle, además, lo que dure el acople y un mínimo de 28 días para que pueda secar.

Hasta que el prefabricado llegue, los trabajos están consistiendo en hacer los rellenos del muro y tenerlo todo listo para el montaje. Además, deberán canalizar el agua y colocar los encofrados. En un principio, las obras deberían estar listas para el 14 de mayo, coincidiendo con el Festival del Arroz con Leche del concejo. Si esto no pudiera ser así, una opción sería la de construir un paso provisional de hormigón con señales de limitación de velocidad de veinte kilómetros por hora. Una vez acabada la obra, el puente duplicará el ancho del anterior que rondaba los tres metros y contará con una acera.

En lo que respecta al puente de La Viña, los obreros deberán pavimentar, retamar las barandillas, retocar una escollera y algunos pequeños detalles de última hora, que se finalizarán a la vez que los de Sales.