Perlora acoge un curso sobre la poda correcta de manzanos

El manzano es uno de los árboles frutales más habituales en el Principado y conocer la época exacta para llevar a cabo cada una de las fases de sus cuidados es fundamental para conseguir un ejemplar fértil que acabe dando el rendimiento esperado. Por esa razón el técnico superior agrícola Iván Busto ofreció ayer un curso en las antiguas escuelas de Perlora a los agricultores de la zona. Durante más de dos horas, les explicó cuál es el mejor momento para realizar la plantación y qué detalles se deben de tener en cuenta al elegir un método de injerto u otro.

Para tener un árbol fuerte y sano que poder podar, explicó, es fundamental elegir bien la época en la que se planta. «Cuanto antes mejor. En los viveros, la mejor época es a principios de enero. Aunque nosotros no lo veamos, la raíz ya empieza a trabajar desde ese momento», explicó.

Antes de llegar a este paso, se debe escoger bien el patrón sobre el que se injerta el manzano. Aunque existen varios tipos, tras su experiencia, Busto aconsejó el franco, por el cual el árbol tarda cinco o seis años en producir fruto. A pesar del tiempo de espera, es uno de los que mejor se adapta a a condiciones climáticas y terrenos singulares. Al final, acaban siendo los que más años perduran en el tiempo.

«En Asturias, los manzanos de dos metros no crecen. Se han hecho investigaciones, pero la raíz no se desarrolla», apuntó. Los árboles deben estar bien anclados y tener una buena raíz. Eso no quiere decir, recalcó, que haya que plantarlos hasta el fondo.