Eva Solé, Bernardo Busto y Ángel Valle, antes de la charla.
Eva Solé, Bernardo Busto y Ángel Valle, antes de la charla. / A. G.-O.

Cubera lleva el problema de los porreos ante el Defensor del Pueblo

  • La asociación maliaya enviará otro escrito al fiscal de Medio Ambiente tras detectar más de 200 hectáreas afectadas por la entrada del agua

La Asociación Amigos del Paisaje Cubera ha decidido llevar la problemática de los porreos ante el Defensor del Pueblo y el fiscal de Medio Ambiente. La entidad maliaya ha querido dar un paso más tras la decisión de la Demarcación de Costas de no hacerse cargo de la rotura de los distintos diques naturales de la ría. En la actualidad, se han visto afectadas más de 200 hectáreas, que con el paso del tiempo dejarán de ser suelos útiles.

La entrada constante de agua, sobre todo en temporada de mareas vivas, y la inexistencia de una limitación entre los terrenos ha provocado que los porreos hayan comenzado a romperse desde dentro hacia fuera, como ha sido el caso del porreo de la Enciena. «No hay una salida natural del agua y eso hace que los diques se vean afectados», explicó el vicepresidente de la asociación, Ángel Valle. La entidad ha localizado, además, distintos puntos de riesgo en la margen derecha del estuario maliayo. Una situación que se abordó ayer en una charla en la Casa de los Hevia sobre el futuro de la ría.

Los concesionarios

Y todo se complica tras conocerse las exigencias que Costas hace a los concesionarios de los terrenos. La representante del porreo de La Muslera anunció ayer que los solicitantes habían decidido rechazar la propiedad por no poder hacer frente a lo que les pedían. «Estuvimos bastante tiempo en pleitos por la propiedad de los terrenos», recordó. Asimismo, señaló, que al principio ellos se hacían cargo de los daños que iban surgiendo, pero tras recibir varias multas decidieron dejar de hacerlo. «Parece que quieren que se inunden», lamentó.

Ahora queda esperar la respuesta tanto del Defensor del Pueblo como del fiscal de Medio Ambiente, pero en Cubera ya valoran enviar un escrito a la comisión de peticiones del Parlamento Europeo, algo que prevén hacer más adelante si la situación sigue sin resolverse.