El Comercio

Las batidas del Principado acaban con 16 jabalíes

Tres de los cinco jabalíes abatidos ayer en la zona de La Corolla, en Quintueles.
Tres de los cinco jabalíes abatidos ayer en la zona de La Corolla, en Quintueles. / A. G.-O.
  • La última de las tres cacerías realizadas en Quintes y Quintueles por guardas de Desarrollo Rural finaliza con cinco animales muertos

Dieciséis jabalíes. Es el resultado final de las batidas extraordinarias sin cupo realizadas por guardas de la consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales para controlar la superpoblación de suidos en las zonas de Quintes y Quintueles. La última de ellas, que tuvo lugar ayer, finalizó con cinco ejemplares abatidos. En total han sido tres las salidas que han permitido disminuir considerablemente la presencia de estos animales cerca de los núcleos rurales de Villaviciosa.

Acompañados de quince perros, los guardas de la consejería comenzaron ayer la última de estas batidas a primeras horas de la mañana. Los puestos de control se ubicaron principalmente en la zona de La Corolla, en Quintueles, donde pudieron dar caza a cuatro ejemplares de cuarenta kilos cada uno. El viento, que en un primer momento podría haber sido un inconveniente, no causó problemas a los perros. «Lo que más les afecta es el calor», explicó José Manuel Lago, guarda mayor del Principado, que destacó el resultado de las tres cacerías.

La primera de ellas tuvo lugar el pasado 10 de marzo. En ese primer intento solo pudieron abatirse cuatro ejemplares. Una cifra que casi se duplicó en la segunda salida, el 6 de abril, que finalizó con siete suidos muertos. A ellos hay que sumarles ahora los cinco de ayer, que serán trasladados a Cogersa. En total, dieciséis jabalíes menos que harán la vida más fácil a los agricultores de la zona.

De hecho, entre Gijón y Villaviciosa podría haber una media de tres a cuatro jabalíes por cada cien metros cuadrados. Una cifra sin precedentes y que no será fácil de frenar. «Va a ser muy difícil controlarlos. La gente quiere que se cace, pero en las zonas de seguridad, como es el caso, no puede hacerse a la ligera», afirmó Lago. La gran extensión de terreno en estas parroquias, la cercanía de las viviendas y la cantidad de matorral dificultan en gran medida la caza.

Nuevas salidas

La de ayer fue la última de las batidas aprobadas en un principio por el Principado, pero puede que no sea la última. «Los jabalíes están saliendo, así que no descartamos hacer alguna más en mayo», informó el guarda mayor. Una noticia muy bien recibida por los vecinos, que desde hace meses pedían que se limitara la superpoblación de estos animales, especialmente cuando comienza la temporada de siembra del maíz.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate